Influence

 the shape of leadership

El liderazgo en una iglesia multi-racial, multi-étnica, multi-generacional

Un caso de estudio que cruza las líneas raciales y étnicas en el ministerio

Darrell Geddes on February 3, 2021

Mientras elaboraba un currículo para los ministerios urbanos a principios de la década de 1990 como miembro de la facultad de North Central University en Minneapolis, me di cuenta de que la población combinada de minorías raciales y étnicas en los Estados Unidos superaría a la población blanca por primera vez en el siglo XXI.

El aumento de la diversidad, que durante años se ha centrado en las grandes ciudades de la nación, ahora la vemos extenderse a las zonas suburbanas y rurales.

Según «The Browning of America» [El cambio de la pigmentación en EE. UU.], un informe de William Frey of the Milken Institute, los patrones demográficos sugieren que siete estados: Alaska, Arizona, Florida, Georgia, Maryland, Nevada y Nueva Jersey, serán una «minoría mayoritaria» en el 2030. Otros serán al menos un 40% de minoría.

«Estamos en medio de una transición épica», dice el sociólogo Stephen Klineberg, director de Kinder Institute for Urban Research de Rice University en Houston. «Estados Unidos a lo largo de toda su historia fue una amalgama de nacionalidades europeas y ahora se está convirtiendo en un microcosmos del mundo».

«El cambio de la pigmentación en EE. UU.» está afectando todo, desde las estrategias políticas hasta las iniciativas de la educación. Y afectará la manera en que fundamos y pastoreamos iglesias. Debemos aprovechar esta oportunidad misionera y ver nuestras comunidades a través de un lente multicultural, desarrollar competencias multiculturales, y aceptar los cambios inevitables que ocurren a nuestro alrededor.

En 2021, la iglesia de las Asambleas de Dios que yo dirijo, Christ Church International (CCI), está celebrando cien años de existencia en la esquina de la 13ª y Lake en Minneapolis. Conocida formalmente como el Gospel Tabernacle o «The Tab», fue influyente en los primeros días del movimiento pentecostal en la región superior del Medio Oeste.

El CCI es el lugar donde nació la North Central University, que ha producido muchos líderes que han viajado por el mundo llevando las buenas nuevas de Jesucristo.

Sin embargo, el CCI no comenzó en un entorno diverso. Los noruegos y los suecos dominaron una vez el vecindario, y la congregación reflejó esa complexión durante los primeros sesenta años de su existencia.

Cuando la comunidad comenzó a cambiar alrededor de CCI, la iglesia - bajo el destacado liderazgo del pastor Paul Sundell, votó por permanecer y hacer un esfuerzo concertado para alcanzar este nuevo campo misionero.

Así que la Christ Church International permanece en la esquina de la 13ª y Lake, en una comunidad que es drásticamente diferente a la de 1921. Ahora es una iglesia multirracial, multicultural y multigeneracional que aún intenta descifrar el código de su comunidad.

Nuestro recorrido es un caso de estudio para otras iglesias que están pasando por este proceso. Si estás alcanzando a una comunidad cambiante con el mensaje inalterable del evangelio, aquí hay cinco cosas que no puedes descuidar:

1. El reflejo de la comunidad

La naturaleza segregada de las iglesias de América refleja nuestra sociedad más amplia. Aunque cada congregación debería idealmente reflejar la gran multitud en Apocalipsis 7, o al menos la iglesia de Antioquía en Hechos 11, la mayoría de las iglesias son tan diversas como sus comunidades.

Esto no nos exime de conocer nuestras comunidades. La demografía, los datos estadísticos sobre las características de una población, como la raza y la etnia, la edad, la educación y los ingresos, arrojan una luz sobre quiénes podemos estar perdiendo en nuestros esfuerzos evangelísticos. Encontrar esa información puede ser tan fácil como introducir el nombre de tu ciudad y la palabra «demografía» en un sitio de búsqueda por internet.

En mis treinta años de liderazgo pastoral, las iglesias que he pastoreado han reflejado sus comunidades.

En 1983, mi esposa y yo fundamos Solid Rock Assembly of God en una comunidad afroamericana establecida en Little Rock, Arkansas. Aunque siempre había soñado con pastorear una iglesia multicultural, Solid Rock era totalmente afroamericano. En los tres años que estuvimos allí, sólo una familia que no era afroamericana visitó nuestra congregación, y no se quedó.

Del mismo modo, el Southside Worship Center (AD) en la comunidad Englewood de Chicago, donde serví dos años como pastor de jóvenes y cinco años como pastor asociado principal, era cien por cien afroamericana.

Estas iglesias eran un reflejo de sus comunidades.

Después de nueve años como profesor asistente en North Central University y dos años como director ejecutivo de una organización sin fines de lucro, me convertí en el pastor principal de Christ Church International, que ahora se encuentra en una de las comunidades más diversas en la región norteña del Medio Oeste.

La región incluye un gran número de inmigrantes de Somalia y otras naciones africanas, nativos americanos, hispanos, afroamericanos y asiáticos americanos.

El CCI tiene el potencial de reflejar esta diversidad. Pero incluso con este vasto campo de misión, debemos ser intencionales. Jesús es nuestro ejemplo en esto.

Jesús pasó por Samaria para llegar a una mujer samaritana. Atendía a una mujer cananea que demostraba una gran fe. Y Jesús comisionó a la Iglesia a ir a las naciones. Si no aceptamos esto, rechazamos su Gran Comisión.

2. La intencionalidad

No todas las iglesias serán multiculturales, multiétnicas y multigeneracionales. Muchas reflejarán simplemente sus comunidades, y eso está bien. No intento poner una demanda artificial a todas las iglesias para que se vuelvan diversas. Pero tenemos la responsabilidad de llegar a nuestra Jerusalén, nuestra comunidad inmediata.

Si tu iglesia está en una comunidad diversa, tu congregación debe ser diversa. Tenemos el mandato de ir a todas las partes de nuestras respectivas comunidades e invitar a todos a venir a Cristo (Lucas 14:23).

La intencionalidad incluye asegurarse de que los que están en lugares de alta visibilidad dentro del ministerio reflejen la comunidad a la que tratamos de alcanzar. Los pastores y los miembros del personal deben representar la diversidad de la comunidad en general.

Me llamó la atención que nuestra junta en el CCI era diversa en cuanto a etnicidad pero no reflejaba la población de jóvenes adultos de la iglesia. Fuimos intencionales y aceleramos nuestro proceso normal de membresía para permitir que más personas sean elegibles para el servicio.

Después de que completaron el proceso de membresía, nominamos a algunos jóvenes sobresalientes para puestos en nuestra junta, y la iglesia los votó. Su presencia envía un mensaje a nuestros jóvenes adultos de que valoramos sus perspectivas.

También tenemos que ser intencionales en nuestras maneras y estilos de evangelización. Cada julio, el CCI organiza un evento de fiesta en el barrio. Obtenemos permisos de la ciudad y acordonamos parte de la Avenida 13ª, llenando el espacio con inflables y carreras de obstáculos.

Nuestro chef residente cocina pollo, hamburguesas y hot dogs, y nuestra congregación provee los acompañamientos y los postres. Ponemos la música e invitamos al público a unirse a nosotros, especialmente a los residentes de la diversa comunidad que nos rodea por todos lados.

Muchas personas de habla hispana asistieron a nuestra primera fiesta de la cuadra, pero estábamos limitados en nuestra capacidad de comunicarnos efectivamente con ellos. Al año siguiente, nos asociamos con la iglesia Maranatha Minneapolis (AD), una congregación bilingüe que se reúne en nuestra propiedad. Los miembros de Maranatha proporcionaron música en español y nos ayudaron interpretando y conversando con nuestros invitados hispanohablantes. Hemos continuado esta asociación a lo largo de los años, uniéndonos de nuevo a Maranatha el verano pasado mientras ministrábamos a nuestra comunidad después de la muerte de George Floyd y de los disturbios sociales generalizados.

Si tu iglesia está en una comunidad diversa, tu congregación debe ser diversa.

La intencionalidad también puede aplicarse a la adoración. Muchas iglesias que se jactan de la diversidad tienen una expresión estrecha en su experiencia de culto semanal. Aunque sus feligreses pueden ser diversos, la experiencia de la adoración está controlada por la cultura dominante. Es una buena práctica utilizar un enfoque más inclusivo siempre que sea posible. No es fácil, y requiere un equipo de adoración talentoso y flexible, pero vale la pena la inversión.

CCI tiene la bendición de contar con músicos extraordinarios que se esfuerzan por incluir algo para todos. Por ejemplo, tenemos un gran contingente de africanos occidentales que han aceptado gentilmente una cultura de expresión de culto que no es la suya.

Nuestro equipo de alabanza preparó un popurrí de canciones africanas que tuvo éxito en todos los países africanos representados en nuestra congregación. La iglesia entera respondió a ello con alegría y danzas.

Como dice Mark DeYmaz en Building a Healthy Multi-Ethnic Church [Construir una iglesia multiétnica saludable], «Una iglesia multiétnica no ocurre por casualidad. Tanto los fundadores como los reformadores deben primero identificarse y luego tomar medidas intencionales para convertir su visión en realidad».

3. la construcción de relaciones

Una congregación diversa no garantiza necesariamente el establecimiento de relaciones a través de las fronteras étnicas, culturales y generacionales.

Sin embargo, como señala DeYmaz: «El desarrollo de las relaciones, específicamente, el desarrollo de las relaciones que trascienden las barreras étnicas y económicas, son esenciales para construir una iglesia multiétnica saludable».

Observé desde el principio en el CCI que, aunque éramos diversos en número, la gente permanecía en silos individuales. Al final de nuestra experiencia en el culto matutino, nuestra diversa congregación no se mezclaba.

Podrías encontrar a los ancianos en la fuente de agua y en la biblioteca. Nuestra población africana ocupaba la mayor parte del vestíbulo. Y nuestros jóvenes adultos permanecían en el santuario, mientras que los jóvenes llenaban el Connecting Point Café. Todos se habían retirado a sus rincones, a lo que les era más familiar.

Intentamos contrarrestar esto instituyendo comidas comunitarias mensuales. Pero incluso en estos eventos, la gente se reunió en grupos demográficamente similares.

Así que no sólo asignamos los asientos por un tiempo, sino que también teníamos una lista de preguntas en cada mesa que fomentaba la oportunidad de que los individuos que se sentaban juntos fueran más allá de la comunicación superficial y formaran relaciones con otros miembros de la iglesia.

También lanzamos un ministerio que llamamos Journey, para conectar a la gente de generaciones distintas mediante relaciones de apoyo mutuo. Tenemos una gran población de adultos mayores y un segmento igualmente grande de adultos jóvenes. Sentimos que nuestros jóvenes adultos, que estaban empezando carreras y familias, podrían beneficiarse de las relaciones de mentoría con personas mayores que habían navegado con éxito por estas etapas de la vida.

Aunque solo lo hicimos durante un corto tiempo, las relaciones intergeneracionales que se formaron son prósperas hasta el día de hoy. Por ejemplo, una mujer adulta afroamericana fue mentora de una joven adulta blanca candidata a misionera. La mujer más joven fue al Medio Oriente, manteniendo el contacto con su mentora mientras estuvo afuera, y desde que regresó a los EE. UU. ha reestablecido una estrecha conexión

4. La sensibilidad cultural

Liderar una iglesia diversa requiere un deseo de aprender acerca de otras personas, y la voluntad de hacer lo que sea necesario para mostrarles el amor de Cristo y alcanzarlos con el evangelio.

Poco después de que asumí el papel de pastor principal en la Christ Church Internacional, mi esposa y yo aceptamos una invitación a una fiesta para celebrar una graduación posgrado de uno de nuestros jóvenes adultos nigerianos. Estábamos entusiasmados con su logro y nos honraba celebrar con él y nuestra comunidad de África Occidental. La invitación indicaba que el evento tendría lugar de 4 a 8 p.m. en un centro de recepción local.

Mi esposa y yo nos vestimos para la ocasión y llegamos a las 3:50 p.m., una hora apropiada según los estándares occidentales. Como los primeros en llegar, nos sentamos y esperamos pacientemente a los demás. Para nuestra sorpresa, el evento no comenzó hasta las 5:30, y la gente siguió llegando mucho después de la hora final establecida.

Los dos teníamos la posibilidad de elegir cómo reaccionaríamos ante esta situación. Podríamos enfadarnos y decepcionarnos por la falta de puntualidad demostrada por el celebrante y sus invitados, o podríamos crecer en nuestra comprensión de cómo su cultura trata el tiempo.

Elegimos esto último y ahora llegamos aceptablemente tarde a las celebraciones de África occidental, entendiendo que hacer presencia y regocijarse con los que se regocijan es mucho más importante que llegar a tiempo.

Permítanme compartir otro ejemplo de la necesidad de desarrollar la sensibilidad cultural. Durante mi liderazgo en el CCI, he tenido el privilegio de contratar a cinco pastores de jóvenes competentes. Uno de ellos era un fanático de los Detroit Pistons que usaba su pelo con el mismo estilo trenzado que los jugadores Ben Wallace y Richard Hamilton. Sus trenzas estaban bien mantenidas y eran elegantes, pero representaban algo totalmente diferente en la cultura africana occidental.

Uno de los líderes de África Occidental de nuestra congregación me llamó aparte y me dijo que los hombres de África Occidental llevaban trenzas para demostrar la consagración y el compromiso con los dioses paganos.

Después de enterarme de esto, organicé una reunión con los miembros de la comunidad de África Occidental y mi pastor de jóvenes. Discutimos su preocupación, la inocencia del peinado dentro de la comunidad afroamericana, y la gran influencia que nuestro pastor de jóvenes tenía en los jóvenes de la congregación.

El pastor de jóvenes accedió amablemente a abstenerse de llevar este peinado en particular en deferencia a las preocupaciones de la comunidad de África Occidental.

5. El liderazgo

Un liderazgo diverso que refleje la comunidad a la que intentas llegar es primordial para construir una iglesia multiétnica, multicultural y multigeneracional exitosa.

Cuando tengo tiempo libre para pastorear en CCI, disfruto visitando otras iglesias, especialmente las multiétnicas. Sin embargo, he notado que incluso cuando la congregación es diversa y cruza las líneas étnicas, culturales y generacionales, el liderazgo a menudo refleja la cultura dominante. Para mí, esta dicotomía transmite el mensaje: «Puedes adorar conmigo, tener comunión conmigo y depositar tu diezmo y ofrenda aquí, pero no puedes decirme qué debo hacer».

Cuando tomé el timón de la Christ Church International hace dieciocho años, heredé un equipo diverso. Mi predecesor me dejó un equipo que estaba encaminado a ser un reflejo de la comunidad en la que nos encontrábamos.

Nuestro pastor de culto era de ascendencia china. Nuestro cantante principal era un joven de Trinidad, y los otros cantantes eran africanos, afroamericanos y blancos. Nuestro pastor de niños era una joven blanca competente que tenía excelentes habilidades interculturales y era muy eficaz en el ministerio de una iglesia infantil diversa.

El líder de los jóvenes era un joven afroamericano brillante que hablaba español con fluidez y tenía un corazón misionero. Nuestro pastor principal de la tercera edad era un antiguo pastor principal de la iglesia; había tomado la decisión de permanecer en el vecindario y había construido el santuario en anticipación de alcanzar a la comunidad a medida que esta cambiaba.

A medida que estos pastores comenzaron a abocarse en otras tareas, yo estaba decidido a continuar el patrón que se había establecido. Durante los últimos dieciocho años, hemos mantenido nuestros esfuerzos intencionales de reflejar a la congregación y a la comunidad en la elección de los líderes para los puestos pastorales. Los principios rectores para hacer esas elecciones han sido la competencia, la etnia y la agudeza cultural.

Cada iglesia es única, y no hay un modelo perfecto para hacer crecer una congregación diversa en una comunidad diversa. Sin embargo, si buscas reflejar tu comunidad, llegar con intencionalidad, construir relaciones, crecer en sensibilidad cultural, y establecer líderes que se parezcan a la gente a la que sirves, te estarás moviendo en la dirección correcta.

Que llegues a tu Jerusalén mientras todos trabajamos juntos para alcanzar una cosecha «de todo pueblo y toda nación, tribu y lengua» (Apocalipsis 7:9).

Darrell Geddes es el pastor principal de Christ Church International (AD) en Minneapolis.

RECOMMENDED ARTICLES

Trending Articles


Advertise   Privacy Policy   Terms   About Us   Submission Guidelines  

Influence Magazine & The Healthy Church Network
© 2021 Assemblies of God