Influence

 the shape of leadership

Rico Legado,Visión Fresca

Las Asambleas de Dios Hispana en sus 100 Años

Dennis Rivera on August 15, 2018

La misión de las Asambleas de Dios, según lo declarado en el segundo Concilio General de 1914 en Chicago, es «realizar la obra evangelística más impactante que se haya visto en el mundo». No hubo presencia hispana en el Concilio General organizativo anterior que se celebró en Hot Springs, Arkansas, pero como el evangelismo era un valor central del movimiento pentecostal recién formado, para 1918 las Asambleas de Dios había organizado el ministerio y evangelismo a los hispanos.

En la actualidad, los hispanos conforman el 23 por ciento de las Asambleas de Dios de los Estados Unidos y casi la mitad de sus adherentes en todo el mundo.

En su libro, The Silent Pentecostals [Los pentecostales silenciosos], Víctor De León escribió sobre los primeros días de la formación de las Asambleas de Dios: «Las Asambleas de Dios no tenía planes de desarrollar una obra tan fuerte entre los latinoamericanos en los Estados Unidos, pero como el Espíritu Santo lideraba el movimiento, esto ocurrió».

Las Asambleas de Dios es la denominación pentecostal multirracial y multiétnica más grande en los Estados Unidos, y 2018 marca los 100 años del ministerio hispano de esta fraternidad cristiana.

Es importante que los líderes y pastores sean conscientes de lo que Dios está haciendo entre los hispanos en los EE.UU., porque las estadísticas nos dicen que los hispanos desempeñarán un papel muy importante en el futuro de la nación y continuarán siendo un factor integral en el crecimiento de las Asambleas de Dios en todo el mundo.

La población hispana en los Estados Unidos ha crecido a 58 millones, lo que representa 18 por ciento de su población. Aunque la inmigración ha disminuido, este grupo demográfico continuará creciendo. Esto se debe a que alrededor de un tercio, ó 17.9 millones, de todos los hispanos son menores de 18 años, y aproximadamente un cuarto, ó 14.6 millones, son milenios (edades entre 18 y 33 en 2014), según el análisis hecho por el Pew Research Center (Centro de Investigación Pew) del Censo de EE.UU. En total, casi 6 de cada 10 hispanos son milenios o más jóvenes. Pew proyecta que para 2060, la población hispana de los Estados Unidos será de 119 millones.

Los hispanos ya no pueblan sólo los estados fronterizos, sino que se han dispersado a todos los demás, incluidos Alaska y Hawai, donde las AD ha plantado iglesias hispanas. Están impulsando la economía de EE.UU. y representan el 70 por ciento del crecimiento de nuestra fuerza de trabajo. Los hispanos asisten a colegios, universidades y seminarios en números cada vez mayores.

Mientras que el cristianismo en los EE.UU. está en grave declive, los hispanos están respondiendo al evangelio, llenando iglesias existentes y plantando otras nuevas. Algunas personas se están preguntando: ¿Está Dios usando inmigrantes hispanos de América Latina para reavivar la iglesia en los Estados Unidos?

Los hispanos viven en entornos urbanos y rurales, a menudo revitalizando comunidades y escuelas en declive. Ellos son tus vecinos. Lo más importante, ¡son personas a las que debemos alcanzar para Cristo!

¿QUIÉNES SOMOS?

¿Quiénes son los hispanos en las Asambleas de Dios? Si visita una iglesia hispana de las AD, ¿a quiénes y qué encontrará allí? Hay más de 2,800 iglesias en los 14 distritos hispanos de las AD.

En algunas ciudades, encontrará muchas iglesias de primera generación que tienen entre 50 y 100 años de antigüedad, como el Templo Cristiano en San Antonio (el cual H.C. Ball pastoreó anteriormente), o la Iglesia de Ministerios Healing Waters en Denver (una congregación fundada por Demetrio Bazán). Después de experimentar la revitalización, muchas de estas iglesias están ministrando tanto en inglés como en español. Los pastores inmigrantes plantaron la mayor cantidad de iglesias hispanas, comenzando en la década de 1970.

Se pueden encontrar iglesias recién plantadas en Iowa, California, Florida, Connecticut, Utah o Georgia, las cuales utilizan un local comercial o un edificio alquilado como sus instalaciones y cuyo pastor es un inmigrante de México o América Central. Puede encontrar una congregación que comprende predominantemente una nacionalidad, como mexicanos, guatemaltecos o dominicanos, o una iglesia que ministra a una comunidad internacional.

También puede encontrar una mega iglesia como Templo Calvario en Santa Ana, California, o Calvario City Church en Orlando, Florida, que realizan cultos bilingües y ministran tanto a hispanos americanos como a inmigrantes de primera generación. (Los principales pastores de estas congregaciones son Dan De León y Nino Gonzalez, respectivamente.)

Si alguna vez se encuentra en el área de Chicago, visite New Life Covenant. Wilfredo «Choco» De Jesús lidera esta congregación, que es la iglesia más grande de las AD en los Estados Unidos. Forma parte del Distrito Latinoamericano del Medio Oeste y está alcanzando a todas las etnias.

Los hispanos no son una población homogénea. Muchas congregaciones incluyen múltiples culturas internacionales, pero el factor común es el idioma español o, en algunos casos, el idioma inglés. Muchos hispanos son inmigrantes o hijos de inmigrantes de América Latina y el Caribe.

Según Pew Research, en 1960, la población de hispanos en Estados Unidos nacidos en el extranjero era menos de 1 millón. Para 2015, había aumentado a 19,4 millones. No se puede ignorar un movimiento de tantas personas que cruzaron la frontera, documentadas o indocumentadas, y respondieron al evangelio de Cristo.

Muchas de nuestras congregaciones incluyen inmigrantes indocumentados que encontraron a Cristo en una iglesia de habla hispana de las Asambleas de Dios. Nadie pregunta o considera el estatus de inmigración cuando las personas entran por las puertas de nuestras iglesias.

Recomiendo encarecidamente a las iglesias que actualmente no están alcanzando a los hispanos que se conecten con una de nuestras iglesias hispanohablantes de las AD y aprendan más sobre las historias de las familias de inmigrantes. Los asuntos de inmigración se vuelven más cercanos cuando conoces a las personas que afectan. Ellos son nuestros hermanos y hermanas en Cristo. En muchos casos, son padres de niños nacidos en EE.UU. y viven con miedo e incertidumbre cada día. Su iglesia de las AD local se ha convertido en su mayor fuente de fortaleza y consuelo, así como un lugar al que ellos pueden pertenecer y en el que pueden usar sus dones ministeriales para servir a sus comunidades y avanzar el reino de Dios.

Muchos inmigrantes, incluidos los Soñadores, esperan que la organización de las AD los mantenga en oración y abogue por una reforma de inmigración sensata. Si los Soñadores reciben estatus legal, muchos que ya son cristianos podrían convertirse en futuros pastores y misioneros de las AD.

No todos los hispanos son inmigrantes. Los hispanos nacidos en los Estados Unidos representan el 65.6 por ciento de la población hispana, a partir de 2015. Algunos son hijos de inmigrantes. Otros son puertorriqueños, que siempre han sido ciudadanos de los EE.UU. Muchos hispanos de Texas, Nuevo México, Colorado, Arizona y California son descendientes de la colonización española en el siglo XVII y, por lo tanto, nunca cruzaron una frontera; más bien, la frontera los cruzó a ellos. Algunos en este grupo se autodenominan hispanos americanos, latinos o chicanos.

Incluso encontrará personas no hispanas que han encontrado un hogar en una iglesia hispana del distrito. No todos los hispanos hablan español, e incluso los hijos de inmigrantes se están convirtiendo en hablantes predominantes de inglés. Los hispanos realmente han traído colorido y cultura a las Asambleas de Dios.

Josué y Mayra Rubio, pastores del Centro Cristiano Vida Nueva en Edwards, Colorado, vinieron a los Estados Unidos desde Chihuahua, México, en febrero de 1999. Vinieron a plantar una iglesia de habla hispana entre los inmigrantes de México y América Central que trabajan en la industria de la recreación en Colorado. Hoy, también ministran a los hijos de inmigrantes nacidos en Estados Unidos en una congregación de habla inglesa en Gypsum, Colorado.

En los próximos años, muchas iglesias hispanas de primera generación también tendrán que ofrecer cultos en inglés si desean retener a sus hijos y nietos. Esto representa un cambio de paradigma en la iglesia hispana. Como pentecostales, tenemos una visión dada por Dios de llegar más allá de nuestra cultura e idioma. Para la mayoría de las personas, esa es una dirección incómoda, porque cuando abres tu iglesia a personas diferentes a ti, pierdes tu identidad original para convertirte en la nueva creación que Dios está haciendo de ti.

¿CÓMO LLEGAMOS AQUÍ?

El ministerio hispano en las AD se lanzó oficialmente hace 100 años como un esfuerzo misionero del Distrito de Texas / Nuevo México. Fue entonces cuando Henry "H.C." Ball, un pastor de 22 años de una iglesia hispana en Kingsville, Texas, recibió una comisión para organizar iglesias de habla hispana en todo EE.UU.

En enero de 1918, siete ministros que representaban a seis iglesias se reunieron en Kingsville para iniciar una convención latina, que más tarde se convirtió en el Concilio del Distrito Latinoamericano de los EE. UU. (LADC, por su sigla en inglés). Los ministerios hispanos han prosperado en las Asambleas de Dios durante 100 años debido al liderazgo espiritual visionario de los principales líderes fundacionales y debido a la estrategia misionera de la Fraternidad con respecto a la iglesia indígena. Nuestros líderes fundadores fueron hombres y mujeres de fe, profundamente espirituales que siguieron la guía del Espíritu Santo. Estos verdaderos pentecostales, que reflejaron la influencia del Avivamiento de la Calle Azusa, nos transmitieron un valioso legado de dependencia del Espíritu.

El crecimiento de la iglesia hispana durante los últimos 100 años tiene que ver con el hecho de que las iglesias hispanas son todavía en gran parte pentecostales. El liderazgo de las Asambleas de Dios desde el principio estableció un modelo de gobierno que creó una gran carpa con cortinas que podíamos extender y cuerdas que podíamos alargar (Isaías 54: 2). Las iglesias hispanas formaron su propia identidad, lo que les permitió auto-organizarse, auto-gobernarse y auto-propagarse. Este principio sentó las bases para el crecimiento y la multiplicación de iglesias y distritos hispanos bajo el liderazgo de los hispanos.

Principales líderes

Dios levantó un equipo idóneo de líderes apostólicos que sentaron las bases para el crecimiento de las iglesias hispanas. Utilizo el término apostólico porque eran ministros de primera generación que hacían el trabajo de misioneros, cruzando fronteras, culturas e idiomas; erigiendo fundamentos y formando sucesores.

H.C. Ball es el líder icónico que los hispanos en las AD reconocen por su papel estratégico de liderazgo apostólico en la organización de los pastores y las misiones pentecostales que estaban llegando a los inmigrantes mexicanos. A los 14 años, mientras vivía en Ricardo, Texas, entregó su vida a Cristo. Diez días después, en un culto de misiones metodista en Kingsville, Ball sintió el llamado misionero de ir a los mexicanos. Para el domingo de la misma semana, estaba plantando una iglesia en español.

Ball no hablaba español, pero fue de puerta en puerta saludando a sus vecinos, y repitiendo las palabras en español que había memorizado para invitarlos a una reunión en la escuela pública cercana. El domingo, armado solo con algunas lecciones de la escuela dominical en español, un Nuevo Testamento en español y una copia de algunas canciones de un himnario, tocó dos veces la campana de la escuela y aparecieron dos personas. Dios le dio conversos, y Ball comenzó a aprender el idioma español, al mismo tiempo que pastoreaba esta pequeña iglesia metodista hispana.

A los 18 años, mientras todavía estaba en la escuela secundaria, Ball recibió el bautismo en el Espíritu Santo en un avivamiento de carpa de las AD. El liderazgo metodista lo destituyó como pastor porque no se retractó de sus creencias pentecostales recién adquiridas. El 10 de enero de 1915, Ball, que entonces tenía 19 años, fue ordenado con las Asambleas de Dios. Comenzó una nueva congregación en Ricardo, y se produjo un gran avance el 4 de julio de 1915, cuando nueve personas recibieron el bautismo en el Espíritu Santo. Ese día fue el comienzo de una nueva era de avivamiento y crecimiento que marcó la influencia de Ball en las Asamblea de Dios Hispana.

En la actualidad, los hispanos conforman el 23 por ciento de las Asambleas de Dios de los Estados Unidos y casi la mitad de sus adherentes en todo el mundo.

Comenzando a los 22 años, Ball dirigió la Convención Latina y el Distrito Latinoamericano de 1918 a 1939. Su liderazgo fue visionario; desde muy joven reconoció la necesidad de imprimir literatura pentecostal en español. Bruce Rosdahl escribió en Heritage Magazine: "El método de Ball al principio fue simple: veía una necesidad y actuaba”.

En 1916, Ball publicó la primera edición de La Luz Apostólica (The Apostolic Light), que se convirtió en la revista oficial del Concilio del Distrito Latinoamericano, publicada mensualmente hasta 1971. Después de descubrir que no había ningún himnario pentecostal en español, Ball publicó 1,000 copias de Himnos de Gloria en 1916. Él y su esposa, Sunshine, compilaron la colección, que en su mayoría eran himnos traducidos del inglés al español. Hasta la fecha, se han vendido más de un millón de copias. En 1929, Ball abrió Casa Evangélica de Publicaciones (Gospel Publishing House —Spanish) en San Antonio.

Alice Luce, la hija de un ministro episcopal de Inglaterra, estaba sirviendo en India como misionera cuando recibió el bautismo en el Espíritu Santo. Sintiendo que Dios la llamaba a México, viajó a Texas, donde conoció a H.C. y Sunshine Ball. Se convirtió en una ministra ordenada de las Asambleas de Dios en 1915.

Luce y la Dra. Florence Murcutt, una judía convertida al pentecostalismo, viajaron a Los Ángeles y abrieron una misión en la zona de Placita (Calle Olvera), ministrando a los mexicanos.

Tanto Luce como Ball vieron la necesidad de entrenar a ministros y misioneros. En 1926, fundaron el Instituto Bíblico Latinoamericano en San Antonio y San Diego, casi simultáneamente.

Juan Lugo, originario de Puerto Rico, se mudó a Hawai junto con su madre para trabajar en los campos de caña de azúcar. En 1913, los misioneros de la calle Azusa que visitaban Oahu guiaron a la madre de Lugo a Cristo. Debido a su influencia y a la sorprendente transformación de un compañero de trabajo, Lugo se convenció y aceptó a Cristo.

Una semana más tarde, inmediatamente después de su bautismo de agua en Waikiki Beach, Lugo asistió a una reunión de oración que duró toda la noche. Durante la reunión, vio una visión de Jesús llamándolo. Unos días más tarde, recibió el bautismo en el Espíritu Santo.

Lugo fue a San Francisco, donde George y Carrie Judd Montgomery lo discipularon en la doctrina pentecostal. También aprendió acerca de la sanidad divina, asistiendo a los cultos de sanidad con Maria Woodworth-Etter.

Lugo recibió credenciales de las AD en 1916, y, sintiendo la dirección del Espíritu, regresó a Puerto Rico. Dios usó a Lugo para comenzar la obra de las AD en Puerto Rico, y más tarde en la Ciudad de Nueva York.

Liderazgo de Segunda Generación

Demetrio Bazán, que era el Timoteo de Ball, se convirtió en el segundo superintendente del LADC, sirviendo desde 1939-59. Este fue un cambio trascendental en el liderazgo, ya que un hispano lideraba el Distrito Latinoamericano por primera vez.

Bazán era un hombre de oración, un buen predicador, un excelente administrador y un líder muy trabajador. En 1932, plantó una próspera iglesia en Denver, y bajo su liderazgo, se lanzaron muchas más iglesias en Colorado y Nuevo México. Su pasión por el evangelismo fue un instrumento en un momento en que miles de trabajadores mexicanos cruzaban nuevamente la frontera a través del Programa Bracero durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1956, el LADC fundó el Distrito Hispano del Este. Bazán también comenzó a promover las misiones del Concilio General y alentar a los latinos a considerar ir al campo misionero. Este fue el comienzo del crecimiento de un nuevo ciclo de vida. En 1935, el LADC reportó 80 iglesias y 4.500 miembros. Para 1956, comprendía más de 300 iglesias con casi 19,490 miembros. El liderazgo de Bazán allanó el camino para el tercer y último superintendente del LADC.

Tercera Generación: Una visión para la reestructuración

José Girón fue el superintendente del LADC de 1960 a 1971.

Nacido y criado en Del Norte, un pequeño pueblo en el Valle de San Luis en el sur de Colorado, Girón creció como presbiteriano y fue un ministro presbiteriano muy solicitado, hasta que recibió el bautismo en el Espíritu Santo en 1932.

Después de recibir las credenciales de las AD en junio de 1932, Girón plantó y pastoreó ocho iglesias en Colorado y Nuevo México. El liderazgo de Girón sentó las bases para el crecimiento que los distritos hispanos han experimentado en los últimos 46 años. Girón creía que el LADC necesitaba una organización más formal.

En el Concilio Distrital de 1960, Girón requirió que cada conferencia creara y adoptara su propia constitución y estatutos. Esto ayudó a crear lazos más fuertes entre el Distrito Latinoamericano y el Concilio General, que comenzó a traducir al español más libros, literatura y material de la Escuela Dominical. Bajo Girón, el LADC creció a 403 iglesias, 827 ministros y 25,000 miembros.

En 1970, en el Cuadragésimo sexto (46) Concilio Distrital en Albuquerque, Nuevo México, Girón sorprendió a todos al renunciar como superintendente. Dio tres razones: El LADC no estaba satisfaciendo las necesidades de la gente, y el distrito tenía demasiados ministros e iglesias para una buena supervisión; era hora de un despertar espiritual en la nación, y era allí donde quería centrar su atención; y después de una noche de mucha oración, sintió que esta era la voluntad de Dios.

La renuncia de Girón y su valiente obediencia a Dios obligaron al LADC a reestructurarse. El 1 de enero de 1972, cuatro nuevos distritos con superintendentes recién elegidos comenzaron a funcionar, con todos los privilegios y derechos de acuerdo con la constitución y los estatutos de las AD. Eran el Distrito Latinoamericano del Golfo, dirigido por Josué Sánchez; el Distrito Latinoamericano Central, dirigido por Nestor Bazán; el Distrito Latinoamericano del Medio Oeste, dirigido por Zeferino Cabello; y el Distrito Latinoamericano del Pacífico, dirigido por Girón.

Girón completó proféticamente el ciclo de vida de la iglesia hispana que Ball había comenzado y que Bazán había alimentado. El liderazgo de Girón dio lugar a un nuevo ciclo de vida que comenzó en 1972 y continúa hasta nuestros días.

Las Asambleas de Dios hispanas vieron un crecimiento exponencial después de 1972. En 1977, los seis distritos hispanos reportaron 1,621 ministros, 757 iglesias y 78,790 miembros. En 2017, 14 distritos hispanos reportaron 3,858 ministros, 2,184 iglesias, 293,864 miembros y 373,380 adherentes.

Dios envió un nuevo despertar espiritual a la nación en la década de 1970, preparando a las Asambleas de Dios para evangelizar a los millones de inmigrantes que venían de América Latina en oleadas. Ahora casi todos los distritos de las AD (hispanos y geográficos) están abriendo iglesias y ministerios en español. Si nuestra tasa actual de crecimiento continúa en la próxima década, podría haber 1 millón de hispanos en las Asambleas de Dios de los Estados Unidos.

¿HACIA DÓNDE VAMOS?

Durante los primeros 53 años (1918-71), el ministerio hispano operó paralelamente al Concilio General, en gran medida a distancia, sin integración y sin representación en el gobierno.

Cuando era joven, Jesse Miranda le preguntó a Bazán: «¿Por qué estamos los latinos con Springfield, siendo que ellos hablan inglés y nosotros hablamos español?»

Bazán respondió: «Estamos lo suficientemente cerca para aprender de ellos, pero lo suficientemente lejos para hacer lo nuestro».

Todo esto comenzó a cambiar después de 1972 y se aceleró en 1995 cuando Miranda se convirtió en miembro del Presbiterio Ejecutivo, cargo que ocupó hasta 2017. Alrededor del año 2000, la brecha comenzó a cerrarse aun más, conforme una nueva generación de ejecutivos distritales hispanos comenzaron a asistir a las reuniones del Presbiterio General.

El hacerse presentes ha sido un paso vital en la integración de los hispanos a la corriente principal de la vida organizativa y ministerial de las AD. En 2006, el Superintendente General Thomas Trask abrió la Oficina de Relaciones Hispanas, nombrando a Efraim Espinosa para dirigirla. Espinosa, mi predecesor, trabajó en esta oficina durante 10 años antes de retirarse en 2016.

El futuro de la iglesia hispana de las AD es la integración y cooperación a cada nivel del desarrollo ministerial. Ya no somos el campo de misión, sino los misioneros. Ya no somos la iglesia dispersa (Hechos 8: 1), sino la iglesia enviada (Hechos 13: 3). Los hispanos están ahora en la mesa de gobierno de las AD, participando en el desarrollo de su misión y visión. Juntos, estamos ayudando a formar el futuro del movimiento. Jesse Miranda define nuestra narrativa como bilingüe y bicultural.

La fraternidad de las AD es más fuerte hoy porque ha dejado espacio en la mesa para las etnias. Bajo el liderazgo del recientemente elegido Superintendente General Doug Clay, la oficina nacional y los departamentos ministeriales están continuamente buscando nuevas manera de producir más recursos para los miembros de habla hispana de las AD.

El sitio web de las AD ahora está en español, otro indicador de que los hispanos se están integrando completamente en la vida organizativa y en el ministerio de las Asambleas de Dios.

Los hispanos se están presentando en gran número en los Concilios Generales, las Conferencias de la Red de Multiplicación de Iglesias (CMN, por sus siglas en inglés), las Conferencias Kidmin, las convenciones de Bellas Artes / Juventud Nacional y el entrenamiento de Hechos 2. Están accediendo a todos los recursos de las AD que estén a su mano.

Un nuevo equipo de trabajo dedicado a la plantación de iglesias hispanas está ahora en marcha como parte de la Red de Multiplicación de Iglesias, brindando capacitación para plantadores de iglesias. Los distritos hispanos establecieron una meta corporativa de plantar 100 nuevas iglesias en 2018, como parte de la visión de plantar 10,000 nuevas iglesias de las Asambleas de Dios.

Las iglesias hispanas están más nunca envueltas en las misiones de las AD. 

Los distritos hispanos ahora tienen 31 misioneros en las Misiones Mundiales de las AD, 33 misioneros extranjeros distritales y 10 misioneros de EE.UU. Dios está llamando a los misioneros hispanos a ir a lugares difíciles en todo el mundo.

ASOCIACIONES EN TODOS LOS NIVELES

¿Qué puede hacer su iglesia para alcanzar a los hispanos? He aquí algunas sugerencias:

  • Conozca a los pastores hispanos de las AD en su área.
  • Asóciese con los distritos e iglesias hispanas para llegar a los inmigrantes hispanos en su comunidad. Considere plantar una iglesia hispana juntos.
  • Reconozca que el idioma y la cultura son factores para alcanzar a los inmigrantes hispanos, y que la interpretación sola no suele ser suficiente. Considere emplear y ser mentor de un inmigrante hispano.
  • Respete el trabajo que cada iglesia o distrito hispano está haciendo en su ciudad. No estamos en competencia; ya no son ellos y nosotros. ¡Somos nosotros!
  • Ore para que la iglesia hispana cumpla su propósito profético en la Gran Comisión.

Estamos comprometidos con el desafío de orar, alcanzar y retener a la próxima generación de jóvenes hispanos, los cuales son bilingües y cada vez más son universitarios. ¡Creemos que un despertar espiritual está próximo en nuestra nación, y que los hispanos, y especialmente los milenios, serán líderes catalíticos que encenderán el avivamiento con un renovado énfasis del Espíritu Santo en la Iglesia!

Este artículo apareció originalmente en la edición May/June 2018 de la revista Influence.

RECOMMENDED ARTICLES

Trending Articles





Advertise   Privacy Policy   Terms   About Us   Submission Guidelines  

Influence Magazine & The Healthy Church Network
© 2018 Assemblies of God