Influence

 the shape of leadership

La adoración: De aquí en adelante

Principios duraderos para guiar nuestra adoración

Donna Barrett on August 4, 2021

Después de meses de restricciones por la COVID, ha sido bueno ver a los cristianos adorando presencialmente juntos de nuevo. Como enseña Hebreos 10:25, hay una profunda conexión entre «congregarse» y «animarse unos a otros».

Sin embargo, espero que las iglesias no vuelvan a ser como antes. No queremos retroceder. Por el contrario, apliquemos las lecciones que hemos aprendido y avancemos, especialmente en nuestro culto.

Las crisis nos obligan a revisar los fundamentos, a examinar las prácticas contemporáneas a la luz de los principios duraderos. ¿Qué principios deben guiar nuestro culto en el futuro?

La adoración corporativa

El primer principio duradero es la importancia de la adoración corporativa. Es tan vital que la Constitución de las Asambleas de Dios lo enumera como parte de las cuatro razones de ser de nuestra fraternidad: «ser una iglesia en la que la gente pueda adorar a Dios».

La constitución continúa detallando lo que debe ocurrir en nuestros cultos: «Que los miembros del cuerpo, la iglesia (ecclesia) de Jesucristo, deben congregarse regularmente para la adoración, la comunión, el consejo y la instrucción en la palabra de Dios, la obra del ministerio y para el ejercicio de aquellos dones espirituales y oficios provistos para la iglesia según el Nuevo Testamento.

Oigo ecos de Hechos 2:42-47, 1 Corintios 12-14 y Efesios 4:7-13 en esa afirmación. Estos tres pasajes nos enseñan que la iglesia local es una comunidad de personas con dones espirituales. Así como un cuerpo tiene muchas partes que operan en unidad, la iglesia local tiene muchas personas dotadas que trabajan «para que nos ayudemos mutuamente» (1 Corintios 12:7).

Las personas espiritualmente dotadas no son ni independientes ni dependientes de los demás. Las personas independientes dicen: «Yo lo tengo todo, así que no necesito lo que tú tienes». La suya es la actitud de las personas que van a la iglesia solo si son responsables de algún área.

Las personas dependientes dicen: «No tengo nada, así que necesito lo que tú tienes». La suya es la actitud de los consumidores que se contentan con ser alimentados espiritualmente, en lugar de la de los productores que desean alimentar espiritualmente a los demás.

En vez de ser independientes o dependientes, las personas dotadas espiritualmente son interdependientes. Dicen: «Yo tengo lo que tú necesitas, y tú tienes lo que yo necesito, así que compartamos». Solo una actitud interdependiente puede sostener la importancia del culto general. Realmente nos necesitamos unos a otros.

Pero necesitamos más. Lo que más necesitamos es el Espíritu Santo. Tras ascender al Padre, Jesucristo nos bautiza en el Espíritu (Hechos 2:32). Los dones espirituales son, pues, una expresión de la victoria de Cristo (Efesios 4:7-8) y el medio para lograr la «unidad en la fe» (versículo 13), que es también la «unidad del Espíritu» (versículo 3). La Trinidad es la fuente suprema de todos los dones espirituales (1 Corintios 12:4-6), pero los dones son, no obstante, el ministerio especializado del Espíritu, por lo que pueden llamarse manifestaciones del Espíritu (1 Corintios 12:7-11).

Todos los cristianos creen en el Espíritu Santo, por supuesto, pero los dones espirituales como las lenguas, la interpretación y la profecía son características del culto pentecostal. Manifiestan la presencia de Dios entre nosotros de forma poderosa y vivificante. Cuando nos reunimos, nuestra oración debería ser, como canta tan bellamente Francesca Battistelli, «Espíritu Santo, ¡eres bienvenido aquí!».

Mientras reabrimos nuestras iglesias para la adoración corporativa, asegurémonos primero de que nuestro corazón está completamente reabierto a los demás, y especialmente al Espíritu Santo.

Adopción de una nueva mentalidad

La COVID alteró nuestra manera de adorar y nos obligó a encontrar nuevas formas de ejercer el ministerio. Estoy muy impresionado por cómo las iglesias de las Asambleas de Dios aceptaron el reto.

Transmitimos en directo los servicios del domingo por la mañana en Facebook. Los grupos pequeños se reunían en Zoom. En vez de pasar el canasto para las ofrendas, recogimos los diezmos y las ofrendas a través de aplicaciones. Estas nuevas maneras de celebrar el culto hicieron posible que nuestras iglesias prosperaran en una época difícil.

Mientras reabrimos nuestras iglesias para la adoración corporativa, asegurémonos primero de que nuestro corazón está completamente reabierto a los demás, y especialmente al Espíritu Santo.

Ahora que nuestras iglesias están reabriendo, me preocupa que podamos tener la tentación de detener lo que empezamos durante la pandemia. Creo que eso sería un error. No deberíamos retroceder a nuestra normalidad anterior a la pandemia. Deberíamos avanzar hacia una nueva normalidad pos-COVID.

Esto significa adoptar una nueva mentalidad de hacer las dos cosas y no la una o la otra. La mentalidad de hacer la una o la otra valora el culto presencial y ve los ministerios virtuales como una adaptación necesaria de las restricciones de la COVID. Cuando las restricciones se levantan, la adaptación desaparece. O es presencial o es virtual.

La mentalidad que adopta «ambas formas» también valora el culto presencial. Sin embargo, también valora las oportunidades que los ministerios virtuales nos dan para alcanzar a más personas para Jesús.

Si este año pasado nos ha enseñado algo, es que las nuevas maneras de adorar y el ministerio nos permiten llegar a nuevas personas. Muchos en nuestras comunidades trabajan los fines de semana y las noches. Algunos de los niños de nuestras congregaciones proceden de hogares desestructurados y pueden estar con un padre que no asiste a nuestros servicios programados. Otros en nuestros círculos de influencia están confinados en casa debido a la edad, la enfermedad física o los problemas de salud mental.

Si queremos llegar a ellos, debemos ampliar las oportunidades de culto y ministerio que ofrecemos. Adoptamos el ministerio virtual por necesidad durante la pandemia. Ahora tenemos que continuarlo porque reconocemos que es una oportunidad para llegar a más personas con el evangelio.

Las nuevas oportunidades de alcance requieren nuevas formas de llevar a cabo el culto y el ministerio. Este es el segundo principio duradero que debemos tener en cuenta cuando volvamos a abrir los cultos por completo después de la COVID.

Más allá de las paredes

El tercer principio perdurable es que la adoración debe ir más allá de las paredes de nuestros templos.

Los líderes de la iglesia suelen utilizar la palabra adoración como sinónimo para el «canto». El «ministro de música» de hace una o dos décadas se ha convertido en el «pastor de adoración» de hoy. Cuando invitamos a la gente al comienzo de un culto dominical a «ponerse de pie y adorar juntos», les estamos pidiendo que canten.

Por supuesto, también describimos lo que hacemos el domingo por la mañana como un «servicio de adoración». En cierto sentido, entonces, todo lo que hacemos durante un servicio de fin de semana puede considerarse adoración, no solo el canto. Testificar, predicar, recoger la ofrenda, bautizar, participar en la Cena del Señor y orar en el altar son también formas de adoración.

Así es como he utilizado la palabra culto hasta ahora en este artículo. Pero definir el culto en términos de lo que ocurre en una reunión de domingo por la mañana o de miércoles por la noche sigue siendo demasiado limitado.

En Romanos 12:1 (rvr1960), el apóstol Pablo dijo: «Os ruego… que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional».

Pablo también escribió: «Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente» (Colosenses 3:23). Incluso las humildes tareas de comer y beber deben ser «para la gloria de Dios» (1 Corintios 10:31).

Nuestra vida cotidiana puede inspirar a otros a adorar a Dios también. Jesús dijo: «De la misma manera, dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial» (Mateo 5:16).

¿Adoramos a Dios cuando estamos en la iglesia? Sí. ¿Cuando hacemos cosas abiertamente espirituales como la oración, el estudio de la Biblia, los devocionales personales y la adoración durante el culto? Sí.

Pero las Escrituras nos recuerdan que también adoramos a Dios en casa, en el trabajo y en nuestro tiempo libre. Podemos honrarle cuando hacemos cosas espirituales, pero también cuando hacemos cosas a diario, como hablar con un amigo, comer o acunar a un bebé. Para el cristiano, toda la vida es adoración.

Al salir de la pandemia, valoremos la adoración corporativa, adoptemos nuevas maneras de ministerio y glorifiquemos a Dios más allá de las paredes de la iglesia. Nuestra cultura pospandémica necesita una iglesia que avance.

Donna Barrett es secretaria general de las Asambleas de Dios de Estados Unidos.

Este artículo aparece en la verano 2021 de la revista Influence.

RECOMMENDED ARTICLES
Advertise   Privacy Policy   Terms   About Us   Submission Guidelines  

Influence Magazine & The Healthy Church Network
© 2021 Assemblies of God