Influence

 the shape of leadership

Cuando el regreso parece imposible

Cuatro lecciones de la viuda de Sarepta

Herbert Cooper on July 21, 2021

A todos nos gusta una buena historia donde alguien se supera.

Piensa en la película «Rocky», donde Rocky Balboa empieza desde atrás, entrena duro, parece que va a ser derrotado, pero en el último momento sale airoso y gana.

Como pastor, me gustan especialmente las historias de superación espiritual, en las que una persona pasa de pecador a salvado, de herido a sanado, de derrotado a victorioso. El evangelio es la última historia de superación: ¡vida, muerte y resurrección! Todos los que ponen su fe en Jesucristo un día tendrán un regreso como el suyo.

Pero en esta vida, el regreso no siempre se produce. Si hemos aprendido algo de la pandemia, es que la familia y los amigos mueren. Se pierden puestos de trabajo. Las relaciones se fracturan, pero no se arreglan.

Incluso en la iglesia, los regresos no siempre ocurren. Recientemente, Lifeway Research informó que en 2019 se cerraron más iglesias protestantes en Estados Unidos que las que se abrieron. Los datos para 2020 no estaban completos, pero Lifeway predijo que la pandemia solo aceleraría la tendencia de cierre de iglesias.

Tal vez usted haya sufrido una pérdida personal durante este año COVID. O tal vez, como pastor, ha experimentado una pérdida en el ministerio. El lanzamiento de su iglesia fracasó. Su congregación cerró sus puertas. El apoyo se agotó, y usted tuvo que regresar a casa desde el campo misionero.

A lo largo de muchos años de ministerio, he visto a la gente responder a los reveses de forma equivocada. Se amargan y pierden la fe. Se alejan de la iglesia, y luego se alejan de Dios.

Entonces, ¿cómo debemos responder a los reveses? ¿Qué debemos hacer cuando el regreso parece imposible? Empezamos por acudir a las Escrituras.

La viuda de Sarepta

Primera de Reyes 17:7–15 cuenta la historia de la viuda de Sarepta, que había experimentado tres grandes reveses en su vida.

Primero, murió su marido. Había sido su amigo, su amante y el padre de su hijo. Había sido el sostén de la familia, el proveedor, el que cuidaba de ella. Pero ahora se había ido.

Entonces llegó el hambre. Según 1 Reyes 17:1, Dios envió la sequía contra la región a causa de los pecados del rey Acab (16:29–33). Cuando la lluvia no aparece, los cultivos no crecen, y cuando los cultivos no crecen, la gente tiene hambre. Con el tiempo, la hambruna se volvió «muy intensa» (18:2 ntv).

Finalmente, la alacena de la mujer estaba vacía. Cuando nos encontramos con la viuda, está recogiendo leña en la puerta de la ciudad. Elías le pide un vaso de agua y un bocado de pan. Su respuesta revela su desesperada situación: «No tengo ni un pedazo de pan en la casa. Solo me queda un puñado de harina en el frasco y un poquito de aceite en el fondo del jarro. Estaba juntando algo de leña para preparar una última comida, después mi hijo y yo moriremos» (17:12).

La muerte, el hambre y la pobreza acechaban a la viuda de Sarepta. Parecía no tener ayuda ni esperanza; ni siquiera pareció que las buscaba.

Pero Dios estaba cuidando de ella.

Dios sabe y se preocupa

Cuando experimentamos un revés, nos sentimos solos. Proverbios 14:20 dice: «A los pobres hasta sus vecinos los desprecian, mientras que a los ricos les sobran “amigos”». ¿No es terrible? En el momento en que más necesitamos a otras personas, éstas nos abandonan. Interiorizamos nuestra pérdida y empezamos a sentirnos perdedores.

Me imagino que así se sentía la viuda. Después de todo, ¿dónde estaban su familia, sus amigos y vecinos? ¿Ninguno de ellos pudo ayudarla?

Aún peor que el sentimiento de aislamiento de los demás es el sentimiento de aislamiento de Dios. Empezamos a creer que Él no sabe lo horrible que es nuestra situación, o peor aún, que no le importa. Así que empezamos a hacer oraciones desesperadas: «No te quedes tan lejos de mí, porque se acercan dificultades, y nadie más puede ayudarme» (Salmos 22:11).

Los problemas están cerca. Dios parece estar lejos. Nadie puede ayudar.

Estos pensamientos surgen de forma natural cuando experimentamos una pérdida, pero también hay una dimensión sobrenatural en juego. Desde que la serpiente se deslizó por el Jardín del Edén, nuestro enemigo nos ha estado engañando sobre Dios, cuestionando sus mandamientos y motivos (Génesis 3:1,4).

Así que cuando experimentamos un revés, el diablo nos susurra mentiras al oído. Planta semillas de duda en nuestras mentes: «A Dios no le importas. No te ama. Por eso estás pasando por este revés. Eres tan insignificante. No importas. Dios ni siquiera sabe dónde estás».

¡Mentira, mentira, todo mentira!

La verdad es que Dios sabe exactamente dónde estamos, y la ayuda ya está en camino. «Ve ahora a Sarepta de Sidón, y permanece allí», le dijo a Elías. «A una viuda de ese lugar le he ordenado darte de comer» (1 Reyes 17:9 nvi).

La geografía y la cultura separaron a Elías de la viuda. La historia comienza en el barranco de Querit, al este del Jordán, donde Elías se esconde (versículo 5). Sarepta está al noroeste de allí, a lo largo de la costa mediterránea. En la actualidad, viajar desde el barranco de Querit hasta Sarepta supone un largo viaje a través del desierto, el valle, las colinas y las montañas, atravesando tres fronteras internacionales: la de Jordania, la de Israel y la del Líbano.

La distancia cultural era mucho mayor. Un hombre poderoso comparado con una mujer pobre. Un profeta comparado con una viuda. Un judío comparado con un gentil. ¿Podría Dios preocuparse por las circunstancias de una pagana socialmente tan insignificante? Incluso Jesús se maravilló de que Dios enviara a Elías a esta viuda en aquel lugar (Lucas 4:25–26).

Dios conocía la situación de la viuda antes que ella. La ayuda estaba en camino antes de que ella se encontrara con Elías fuera de las puertas de la ciudad de Sarepta. Si Dios sabía y se preocupaba por ella, ¡Él sabe y se preocupa por ti!

Cuando experimentamos contratiempos y nos sentimos aislados de Dios, tenemos que recordar ante todo que Dios siempre sabe con exactitud dónde estamos y exactamente lo que necesitamos.

Nuestra última comida

Curiosamente, cuando Elías se encuentra con la viuda, sus primeras palabras hacia ella se refieren a sus necesidades, no a las de ella. «Por favor, ¿podrías traerme un poco de agua en una taza?». Después de un largo viaje a través de una región asolada por la sequía, la petición sedienta de Elías no es sorprendente. Pero en una situación de hambruna, su siguiente petición parece especialmente atrevida: «También tráeme un bocado de pan» (1 Reyes 17:10–11 ntv).

Me imagino a la viuda mirando al profeta con la mirada de una mujer que ha sido importunada groseramente por un hombre. Permítanme parafrasear su respuesta: «¿Estás loco? Me estoy muriendo de hambre, ¿y tú quieres quitarme el pan de la boca a mí y a mi hijo? Me estoy muriendo, ¿y tú quieres nuestra última comida?».

Sí, eso es exactamente lo que quería Elías. «¡No tengas miedo!», le respondió. «Sigue adelante y haz exactamente lo que acabas de decir, pero primero cocina un poco de pan para mí…» (versículo 13).

Cuando experimentamos contratiempos, no solo nos sentimos aislados, sino también vacíos. No tenemos a nadie a quien ayudar y nada que dar. Dios quiere que le demos nuestro «nada». Él quiere nuestras pérdidas, nuestras relaciones rotas y nuestras decepciones.

Pero Él también quiere nuestro «algo». Incluso después de que la viuda se quejara, Elías le pidió un bocado de pan. Cuando el regreso parece imposible, Dios quiere nuestra última comida.

La última comida de la viuda no fue solo un frasco de harina y un jarro de aceite de oliva. Fue su fe en el Dios que prometió suplir sus necesidades: «Siempre habrá harina y aceite de oliva en tus recipientes, ¡hasta que el Señor mande lluvia y vuelvan a crecer los cultivos!» (versículo 14).

Cuando experimentamos contratiempos y nos sentimos aislados de Dios, tenemos que recordar ante todo que Dios siempre sabe con exactitud dónde estamos y exactamente lo que necesitamos.

Cuando estamos en el punto más bajo de la vida, tenemos que seguir confiando en Dios. Eso significa ser generosos con nuestra última comida. Es una tontería aferrarse al frasco de harina y a la jarra de aceite. Hay que utilizarlos para satisfacer las necesidades de los demás.

Cuando somos generosos de esa manera, no solo estamos ayudando a los demás; estamos ayudando a Jesús. Según sus enseñanzas sobre las ovejas y las cabras, cuando damos de comer a los hambrientos, mostramos hospitalidad a los que no tienen techo, cuidamos a los enfermos, vestimos a los desnudos y visitamos a los encarcelados, estamos haciendo esas cosas a Jesús: «Cuando hicieron alguna de estas cosas al más insignificante de estos, mis hermanos, ¡me lo hicieron a mí!» (Mateo 25:40).

Tenemos que darle a Jesús nuestra última comida.

En nuestras manos naturales, la harina y el aceite producen solo lo que nosotros proporcionamos. En las manos sobrenaturales de Cristo, producen lo que Él puede proporcionar, y su provisión es ilimitada. En sus manos, nuestra última comida se convierte en una comida duradera, para nosotros y para los demás. «Así que ella hizo lo que Elías le dijo, y ella, su familia y Elías comieron durante muchos días (1 Reyes 17:15 ntv).

La palabra de Dios

Ahora, sé lo que estás pensando en este punto: Después de todo, esta es una historia de regreso. A pesar de las probabilidades, la viuda persevera y vence el hambre. De hecho, si añadimos la segunda parte de la historia, cuando su hijo muere y Elías lo resucita (versículos 17–24), el triunfo de Rocky Balboa palidece en comparación.

Puedo ver por qué piensas eso, pero la historia de la viuda no es la historia de un ganador. Es una superviviente, no una triunfadora. Su historia no trata de ganar más, sino de no perder más. Ella no da un salto adelante en la vida; solo deja de tropezar hacia atrás.

Al principio de la historia, Elías le dice que haga pan con lo que hay en su jarra de harina y su jarra de aceite, y así es como termina también la historia: «No se agotó la harina de la tinaja ni se acabó el aceite del jarro» (versículo 16). Utiliza los mismos dos recipientes durante toda la hambruna, que duró tres años (1 Reyes 18:1).

Pero, aunque la historia de la viuda no es una historia de regreso, sí lo es. Todas las mañanas se levantaba, salía y recogía leña para el fuego, volvía a la cocina y regresaba con la jarra y el cántaro para hacer suficiente pan para tres.

Lo hizo por obediencia a la palabra de Dios a través de Elías. Él le dijo: «Vuelve a casa y haz…» (Reyes 17:13 ntv). Así que «Ella fue e hizo lo que le había dicho Elías» (versículo 15). Según Aristóteles, toda historia tiene un principio, un medio y un final. La propia Palabra de Dios es el principio (versículos 2,8), el medio (versículos 14,16) y el final (versículo 24) de la historia de la viuda.

Cuando experimentamos contratiempos, a menudo dejamos que nuestra experiencia moldee nuestra teología en vez de la Palabra de Dios. En el dolor, dejamos de creer que Dios se preocupa por nosotros. A causa de la pérdida, empezamos a acumular recursos espirituales, emocionales y materiales. Nuestra teología se vuelve egocéntrica y poco generosa.

Esto es comprensible. El dolor nos vuelve hacia adentro. En 2010, perdí a mi madre; mi hermano la siguió en 2017. No hubo vuelta atrás en sus funerales. Fue un momento difícil.

Y el autocuidado es sin duda importante. Atravesar la pérdida no consiste en cuidar a los demás en lugar de cuidarnos a nosotros mismos; debemos hacer ambas cosas. La viuda ciertamente lo hizo, alimentando a Elías, a ella misma y a su hijo.

Sin embargo, esta es la moraleja de la historia: La viuda obedeció la palabra del Señor, y el Señor cumplió su palabra. «Ella sobrevivió tal como la palabra del Señor lo había anunciado por medio de Elías» (versículo 16).

Cuando un regreso parece imposible, tenemos que volver a la Palabra de Dios. Esa es también la moraleja para la historia de nuestra vida. Debemos practicar esa «larga obediencia en la misma dirección» de la que hablaba Eugene Peterson. La Palabra de Dios, no nuestra experiencia, traza la dirección de nuestra vida.

Cuando queremos entregarnos, tenemos que perseverar y seguir siendo fieles. Sigue yendo a la iglesia, sigue amando a la gente, sigue sirviendo a los demás. Sigue orando, sigue obedeciendo los mandamientos de Dios, sigue confiando en sus promesas. La obediencia diaria a la Palabra de Dios nos ayudará a salir adelante cuando no haya vuelta atrás.

Gracia para cada etapa

Sin embargo, ¿puedo ser sincero? La obediencia diaria es difícil. Gracias a Dios había comida todos los días, por supuesto, pero ¿no podía Dios haber proporcionado más que «un puñado de harina en la tinaja y un poco de aceite en el jarro» (versículo 12)? Entiendo que no había refrigeradores en ese entonces y que la viuda no tenía una gran despensa, pero ¿no es Dios más grande que un «puñado» y un «poco»?

Si yo fuera la viuda de Sarepta, querría algo más que una jarra de comida. Querría tener cerca un Costco entero con contenedores de gran tamaño llenos de sabrosas golosinas, por no hablar de la carne y las papas. Y, de paso, un poco de té dulce.

Todo lo que Dios le proporcionó a la viuda fue suficiente harina y suficiente aceite para que cada día tenga un pan milagroso. Jesús nos enseñó a orar: «Danos hoy nuestro pan cotidiano» (Mateo 6:11 nvi). El pan de cada día era todo lo que había en el menú, todo el día y todos los días, y era suficiente.

La cuestión es la suficiencia, ¿no es así? Nos sentimos menos que cuando experimentamos un revés. Queremos un regreso para tener más que. Lo que Dios nos da en realidad es suficiente. Nos da de Él mismo cuando el regreso parece imposible, y al final del día, Él es todo lo que necesitamos.

Salta conmigo desde Sarepta a Éfeso, y desde el siglo VIII a.C. hasta el siglo I d.C. Pablo está escribiendo a los corintios (de nuevo) para corregir sus errores (de nuevo), y al hacerlo, les habla de «revelaciones tan maravillosas» que experimentó (2 Corintios 12:7 ntv). Aunque eran carismáticos entusiastas, ninguno de los corintios había sido «llevado al paraíso» ni «oído cosas increíbles» como Pablo (versículo 4).

Estas revelaciones demostraron que Pablo era un cristiano más que suficiente, un apóstol más que suficiente, ¡ciertamente más de lo que serían esos corintios problemáticos!

Dios sabía que esa superioridad podría subirse fácilmente a la cabeza de Pablo. Así que, como dijo Pablo: «Para impedir que me volviera orgulloso, se me dio una espina en mi carne, un mensajero de Satanás para atormentarme e impedir que me volviera orgulloso» (versículo 7). ¡Vaya, qué contratiempo!

Y lo que es peor, no había vuelta atrás. «En tres ocasiones distintas, le supliqué al Señor que me la quitara. Cada vez él me dijo: “Mi gracia es todo lo que necesitas; mi poder actúa mejor en la debilidad”» (versículos 8–9). No sabemos cuánto tiempo sufrió Pablo. Por lo que sabemos, se llevó este contratiempo a la tumba.

La pregunta que plantea el ejemplo de Pablo es: «¿Qué es suficiente?».

Cuando experimentamos contratiempos, la respuesta a esa pregunta parece ser... más. Queremos a Jesús + _________________. Puedes rellenar el espacio en blanco con lo que quieras. Salud, riqueza, amor, poder, influencia. Tristemente, parece que no estamos satisfechos hasta o a menos que tengamos más que incluso el mismo Jesús.

Tal vez esa sea una razón por la que encontramos la vida tan difícil cuando el regreso parece imposible. Queremos más que a Jesús. Pensamos que Jesús es menos de lo que necesitamos.

Amigos, Jesús es todo lo que necesitamos. Permítanme repetirlo: Todo lo que necesitamos es Jesús. Si tenemos su gracia, tenemos suficiente. Si tenemos su poder, tenemos suficiente.

Si, como la viuda de Sarepta, volvemos cada día al cántaro y a la jarra, encontraremos el pan de cada día. «Yo soy el pan de vida», declaró Jesús. «El que viene a mí nunca volverá a tener hambre; el que cree en mí no tendrá sed jamás» (Juan 6:35 ntv).

Por ahora, para algunos, el regreso parece imposible. Algún día, por supuesto, se producirá el regreso, porque el propio Jesucristo volverá (Hechos 1:11). Entonces, no habrá más contratiempos, «y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más» (Apocalipsis 21:4).

Hasta entonces, sean cuales sean nuestras circunstancias, Dios sabe dónde estamos. Así que demos a Jesús nuestra última comida. Sigue obedeciendo la Palabra de Dios, porque Jesús es suficiente, y Él da gracia y poder en cada etapa de la vida.

Herbert Cooper es el fundador y pastor principal de People's Church (AD), una congregación con varias sedes en Oklahoma City, Oklahoma.

Este artículo aparece en la verano 2021 de la revista Influence.

RECOMMENDED ARTICLES
Advertise   Privacy Policy   Terms   About Us   Submission Guidelines  

Influence Magazine & The Healthy Church Network
© 2021 Assemblies of God