Influence

 the shape of leadership

La fraternidad de la mayoría-minoría

Avancemos la cultura de las AD hacia una verdadera diversidad racial y étnica

Dennis Rivera on May 12, 2021

Las Asambleas de Dios de EE. UU. han emprendido un largo e intencionado viaje para convertirse en una verdadera iglesia multirracial y multiétnica. En agosto de 2020, la Comisión de Etnicidad finalizó su trabajo en un documento titulado Las Asambleas de Dios valoran mucho la diversidad étnica y la multietnicidad. Esta declaración visionaria esboza los cambios organizativos y culturales que pueden acercarnos a ser una iglesia sin mayoría racial o étnica.

En 2019, las AD contaban con 3.295.923 adherentes, y el 43,8% eran minorías raciales y étnicas. Se trata de un aumento considerable con respecto a 2001, cuando la proporción de minorías era solo del 29,3%. En ese mismo periodo, el número real de minorías en las AD casi se duplicó, pasando de 773.406 en 2001 a algo más de 1,4 millones en 2019.

Esto es un testimonio de lo lejos que Dios nos ha llevado. Después de todo, entre los presentes en la reunión fundacional de 1914 en Hot Springs, Arkansas, solo dos personas pertenecían a minorías raciales o étnicas.

Puede que la multietnicidad en los inicios no estuviera en el ADN de nuestro movimiento, pero el compromiso con la evangelización, la fundación de iglesias y las misiones sí lo estaba. A lo largo de los años, la adopción de importantes políticas organizativas ha conducido a una mayor diversidad.

Desde que asumió su cargo en 2017, el superintendente general Doug Clay se ha propuesto que las Asambleas de Dios se conviertan en una organización sin mayoría racial o étnica.

Esto coincide con las tendencias nacionales. La Oficina del Censo de Estados Unidos prevé que los estadounidenses blancos no hispanos dejarán de ser mayoría en 2044. Y en 2060, las minorías representarán el 56% de la población estadounidense, frente al 39% actual.

Las Asambleas de Dios están en camino de alcanzar este umbral mucho antes que la población de Estados Unidos, lo que diría mucho a la cultura actual sobre el poder del evangelio de Jesucristo para unir a las personas. Los hispanos, por ejemplo, representan actualmente el 23% de los seguidores de las Asambleas de Dios en Estados Unidos, en comparación con el 19% de la población estadounidense en su conjunto.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

En nuestros primeros días, la iniciativa para alcanzar a las minorías se produjo a un nivel más orgánico y apostólico, no desde una oficina central. Los líderes de los distritos locales reconocieron lo que Dios estaba haciendo y respondieron al capacitar y enviar a personas para que fueran a fundar iglesias en las comunidades minoritarias.

En los últimos cincuenta y seis años, cinco resoluciones de la organización han contribuido a que las AD alcancen nuevas cotas de diversidad:

1. La primera fue una resolución de 1965 sobre los derechos civiles. En ella se afirmaba que «los que tienen autoridad en el ámbito político, social y, en particular, en los grupos evangélicos, tienen una responsabilidad moral hacia la creación de aquellas situaciones que proporcionen la igualdad de derechos y oportunidades para cada individuo».

2. En 1989, el Concilio General abordó el racismo con la adopción de la Resolución 20. No solo «se oponía al pecado del racismo en cualquiera de sus formas», sino que también llamaba «al arrepentimiento a todos y cada uno de los que han participado en el pecado del racismo a través del pensamiento o la acción personal, o a través de las estructuras eclesiásticas y sociales, o a través de la inactividad a la hora de abordar el racismo como individuos o como iglesia».

Cuando nuestras reuniones del domingo por la mañana empiecen a reflejar la diversidad de nuestras ciudades y comunidades, la nación prestará atención.

3. En 1995 siguió una resolución sobre el uso de los ministerios negros. Afirmaba que «es justo que nos arrepintamos del racismo y pidamos perdón a nuestros hermanos y hermanas negros por no haber guardado y atesorado el brillante ideal de Jesús y el avivamiento de Azusa del siglo XX». Se comprometía a «eliminar hasta el último vestigio de racismo de nuestro entorno y a devolver a la obra del Señor la bendición de una comunidad integrada». También alentó «la plena participación de las personas de raza negra dentro de las Asambleas de Dios en el compañerismo y el liderazgo».

4. En 1997, la Resolución 3 estableció la representación étnica en el Presbiterio Ejecutivo y en el Presbiterio General. Esto creó dos puestos en el Presbiterio Ejecutivo para un representante hispano de los distritos hispanos y un representante de los distritos de otras lenguas. Además, creó un puesto para la representación de las comunidades étnicas en el Presbiterio General.

5. Las AD también establecieron la Comisión Nacional de Etnicidad (COE) en 1997. Se le encomendó la supervisión de una agenda étnica nacional para las Asambleas de Dios. El superintendente general preside la COE, y los directores de Relaciones Hispanas y Étnicas actúan como copresidentes. Los miembros activos son los diecinueve superintendentes de distrito de idiomas/étnicos y los veinticuatro presidentes de comunidades étnicas.

¿Hacia dónde vamos?

Al desarrollar y adoptar una estrategia para aumentar la diversidad, el COE invitó a otros miembros del equipo de liderazgo ejecutivo, a varios superintendentes de distrito en diferentes lugares y a varios directores de ministerios de la oficina nacional a formar parte de la conversación. Era prioritario escuchar a una amplia muestra de líderes de la AD.

Las seis recomendaciones resultantes (véanse en las páginas siguientes) tienen más que ver con nuestros valores y cultura que con los nuevos estatutos. El objetivo es hacer avanzar nuestra cultura de las AD hacia una verdadera diversidad racial y étnica.

Un área importante de atención es la juventud minoritaria. Debido a que los distritos étnicos/lingüísticos y las agrupaciones son un factor importante en nuestro crecimiento futuro y en las iniciativas de plantación de iglesias, el COE recomienda que nuestros colegios, universidades y escuelas de ministerio recluten estudiantes de minorías en nuestras instituciones de preparación ministerial y educación superior de las AD y proporcionen fondos para becas.

El COE también fomenta las asociaciones entre los ministerios de las AD para fundar iglesias que satisfagan las necesidades de nuestras crecientes comunidades multiétnicas.

Cuando nuestras reuniones del domingo por la mañana empiecen a reflejar la diversidad de nuestras ciudades y comunidades, la nación prestará atención. Mucha gente cree que Estados Unidos ha perdido terreno en los últimos cinco años en lo que respecta a la sanidad y la reconciliación racial. Hemos pasado por momentos dolorosos, pero Dios está haciendo algo significativo a través de la Iglesia.

El avivamiento de la calle Azusa, en 1906, lanzó el gran movimiento pentecostal que aún hoy recorre el mundo. Por un momento, la Iglesia vislumbró el cielo y lo que podría ser cuando el Espíritu Santo tomara el control de los corazones de su pueblo.

Frank Bartleman, quien escribió como testigo ocular de los eventos en la calle Azusa, dijo: «La “línea del color” fue lavada por la sangre ... El amor divino se hacía presente en forma maravillosa en las reuniones. Ni siquiera se permitía pronunciar una palabra desagradable en contra sus opositores o de las iglesias».

Creo que las Asambleas de Dios están a punto de ver la reconciliación y la sanidad racial a un nivel desconocido en nuestra historia como movimiento pentecostal.

Efesios 2:14 (ntv) dice que Cristo «derribó el muro de hostilidad que nos separaba» entre los grupos de personas. Como su Iglesia, debemos hacer todo lo posible para fomentar la confianza, aumentar la comunicación y capacitar a las personas de todas las razas y etnias. Tenemos que llevar a cabo iniciativas teológicas, relacionales y prácticas que reflejen la reconciliación y la unidad.

Es hora de ir más allá de hacer el papel de iglesia y ser realmente la Iglesia. Eso significa tomar la iniciativa para hacer frente a los problemas sociales, las relaciones rotas y los desafíos económicos, y promover la justicia bíblica para todos.

Dennis Rivera es director de Relaciones Hispanas del Concilio General de las Asambleas de Dios en Springfield, Missouri.

Este artículo aparece en la edición de abril–junio 2021 de la revista Influence.


Seis recomendaciones de la Comisión de Etnicidad

Las siguientes recomendaciones fueron adoptadas por la Comisión de Etnicidad de las AD y aprobadas por el Presbiterio Ejecutivo de las Asambleas de Dios en noviembre de 2020.

 

Diversidad étnica

Todo ministerio de las AD debe:

  • Dar cabida a todas las etnias para que sean consideradas como candidatos a puestos de liderazgo en todos los niveles
  • Reflejar nuestra diversidad multiétnica en todas las formas de comunicación, imágenes, música, mensajes y publicidad que representen la vida y el ministerio en las AD
  • Esforzarse por incluir y reflejar la demografía étnica de su comunidad

 

Conciencia étnica

Todas las organizaciones y líderes de las AD deben:

  • Crear un ambiente acogedor para la familia multiétnica de las AD en cada evento local, distrital y nacional
  • Preparar, planificar y programar para su presencia
  • Mantener una conciencia teológica y cultural que facilite la expansión étnicamente diversa que está experimentando nuestra comunidad
  • Mantener una conciencia continua en la demografía multiétnica, las relaciones transculturales y las oportunidades de ministerio, al proporcionar a los pastores:

    - Un estudio étnico demográfico de su comunidad

    - Recursos de predicación, enseñanza y formación teológica sobre la iglesia multiétnica

    - Artículos publicados periódicamente sobre la diversidad étnica (los artículos pueden encontrarse en ag.org, influencemagazine.com, news.ag.org, ethnicrelations.ag.org e hispanicrelations.ag.org algunos solo en inglés)

  • Desarrollar una sana cultura de la confianza ...

    - Nombrar a un Director de Ministerios Interculturales del distrito que busque cerrar la brecha de la diversidad étnica, al involucrar a la iglesia de la mayoría étnica con las iglesias y comunidades de las minorías lingüísticas/étnicas (por ejemplo, la Red de Ministerios de Nueva York ha colocado a un Director de Ministerios Interculturales en el presbiterio. El cargo no tiene voz ni voto. Ahora están considerando añadir a su presbiterio un presidente de comunidad lingüística/étnica que resida en su red.)

  • De acuerdo con lo establecido en los Estatutos del Consejo General, Artículo V. Consejos de Distrito, Sección 6. Distritos lingüísticos/étnicos, b. Igualdad de distritos y c. Relación de cooperación:

Estatutos del Consejo General, Artículo V. Consejos de Distrito, Sección 6. Distritos lingüísticos/étnicos

b. Igualdad de distritos.

Los distritos lingüísticos/étnicos y geográficos tendrán los mismos privilegios y responsabilidades en el marco de los Estatutos y el Reglamento.

Estatutos del Consejo General, Artículo V. Consejos de Distrito, Sección 6. Distritos lingüísticos/étnicos

c. Relación de cooperación.

Tanto el distrito lingüístico/étnico como el distrito geográfico procurarán promover un espíritu de compañerismo y cooperación. Los funcionarios del distrito lingüístico/étnico y los del distrito geográfico deberán informarse o consultarse mutuamente sobre la apertura de nuevas obras o instituciones lingüísticas de cualquier tipo, en una zona determinada. Se recomienda encarecidamente que el distrito lingüístico/étnico y el distrito geográfico nombren representantes que sirvan con sus respectivos presbiterios para proporcionar y fomentar estrategias y relaciones de cooperación. Se anima a las iglesias lingüísticas, ya sean miembros de un distrito geográfico o lingüístico/étnico, a unirse, siempre que sea posible, en actividades de confraternidad.

  • De acuerdo con lo establecido en los Estatutos del Consejo General, Artículo V. Consejos de Distrito, Sección 8. Asociaciones lingüísticas/étnicas:

    Estatuto del Consejo General, Artículo V. Consejos de Distrito, Sección 8. Asociaciones lingüísticas/étnicas.

    Los grupos lingüísticos/étnicos pueden ser autorizados por el Presbiterio Ejecutivo, de acuerdo con los criterios del Presbiterio Ejecutivo, para formar una comunidad de iglesias. La comunidad existirá con el propósito de intercambiar información, facilitar la evangelización y establecer iglesias. Aunque funcione como una comunidad, las iglesias étnicas permanecerán afiliadas al distrito correspondiente. Cuando un grupo lingüístico/étnico reconocido por el Presbiterio Ejecutivo funcione como una confraternidad y represente un número específico de iglesias determinado por y dentro de un distrito, un presbítero será designado o elegido de la confraternidad lingüística/étnica para representar la confraternidad lingüística/étnica dentro de un distrito. El liderazgo de los grupos de confraternidad será aprobado por el Presbiterio Ejecutivo.

 

Educación superior

Todas las universidades, colegios y escuelas de distrito de ministerios de las AD deben continuar con los esfuerzos en curso para:

  • Crear oportunidades para exponer, reclutar y proporcionar ayuda financiera a los jóvenes de minorías étnicas
  • Animar e invitar a los presidentes y al personal de las universidades a asistir a los actos del distrito
  • Dar especial atención a nuestros distritos lingüísticos/étnicos y fraternidades
  • La diversificación étnica del profesorado, los estudiantes y el personal
  • Invitar a los distritos lingüísticos/étnicos y a las fraternidades a las jornadas universitarias y de acreditación
  • Desarrollar una mayor diversidad étnica en los consejos escolares
  • Considerar la posibilidad de invitar a los líderes de los distritos lingüísticos/étnicos y de las confraternidades a prestar servicio

 

Relaciones correctas

El Consejo General y los dirigentes de los distritos deben:

  • Desarrollar oportunidades para establecer relaciones entre todos los distritos y las fraternidades lingüísticas/étnicas
  • Animar a los pastores locales de mayorías y de minorías a que visiten sus iglesias, intercambien púlpitos, sean mentores, proporcionen oración y apoyo financiero
  • Apoyar los esfuerzos para ayudar a los líderes de las minorías étnicas a asistir y participar en los eventos del distrito y del Concilio General

 

Casa abierta

Las AD son más que una iglesia, somos una familia; por lo tanto, como casa de Dios debemos:

  • Alentar a las congregaciones de todos los distritos a que consideren la posibilidad de acoger nuevas plantaciones de iglesias en su edificio
  • Aumentar el uso de los modelos de iglesias cooperativas y PAC para establecer relaciones dentro de las redes de iglesias de minorías étnicas y mayoritarias y ampliar el uso de las credenciales de las iglesias locales como rampa de acceso para la acreditación de más ministros
  • Tratar de desarrollar iglesias sanas que tengan una misión intercultural para romper los obstáculos culturales/raciales, alcanzar a los perdidos y tener una visión multiétnica que busque reflejar el cielo en la tierra (Apocalipsis 7:9)

 

Ministerio de la Reconciliación

Porque Cristo mismo es nuestra paz y ha derribado el muro de separación y nos ha reconciliado a todos con Dios por medio de la Cruz; por lo tanto, toda iglesia de las AD debe:

  • Fomentar la confianza y la comunicación entre grupos étnicos para potenciar una cultura del reino
  • Llevar a cabo iniciativas teológicas, relacionales y prácticas que reflejen la reconciliación y la unidad racial/cultural
  • Ir más allá de hacer el papel de iglesia y ser realmente la iglesia, tomando el liderazgo en la participación de las comunidades en el tratamiento de los problemas sociales, las relaciones rotas, los desafíos económicos, y la justicia bíblica
RECOMMENDED ARTICLES
Advertise   Privacy Policy   Terms   About Us   Submission Guidelines  

Influence Magazine & The Healthy Church Network
© 2021 Assemblies of God