Influence

 the shape of leadership

Diez Hábitos De Los Líderes Ministeriales Eficaces

Un estudio de 10 semanas para equipos de liderazgo

Stephen Blandino on January 10, 2022

Los hábitos pueden hacernos o deshacernos como líderes ministeriales. Los hábitos correctos fomentarán una mayor salud personal y ministerial, y los hábitos incorrectos socavarán nuestro crecimiento e impacto a largo plazo. Pero ¿qué hábitos son los más importantes?

En esta edición de Haz que valga la pena, exploraremos diez hábitos de los líderes ministeriales eficaces. Esta no es una lista exhaustiva, y estos hábitos no son los únicos comportamientos necesarios para convertirse en un mejor líder ministerial y edificar una iglesia más saludable. Pero cada uno de estos hábitos te ayudarán a producir un impacto exponencial. ¿Cuáles son estos hábitos?

1. Cultivar la intimidad espiritual. El liderazgo eficaz comienza con el hábito de la intimidad con Dios. Descuidar este hábito es una receta para disminuir el impacto y eventualmente agota.

2. Priorizar el crecimiento personal. Cuando los líderes ministeriales dejan de crecer, todo lo que dirigen choca con un límite. Al igual que Jesús, los líderes deben priorizar un hábito de crecimiento que adopte la mentalidad correcta, las prácticas y el compromiso con el crecimiento intencional.

3. Modelar el liderazgo de servicio. Los buenos líderes entienden que el ministerio no es todo sobre ellos. Por lo tanto, los líderes ministeriales hagan un hábito de modelar el liderazgo de servicio al liderar con un corazón rendido al Señor sirviendo para el bien y el crecimiento de otros.

4. Administrar el tiempo sabiamente. Los líderes ministeriales son llevados en cien direcciones diferentes. Sin embargo, los mejores líderes desarrollan el hábito de administrar el tiempo sabiamente al identificar sus prioridades más importantes, establecer límites claros y delegar en otros.

El efecto compuesto de cada hábito producirá una cosecha de vidas transformadas y un ministerio fructífero.

5. Mantener una dirección clara. Muchos líderes establecen una dirección, pero pocos saben cómo mantenerla. Los líderes ministeriales eficaces no solo eligen una dirección, sino que también se disciplinan para alinear a las personas y los planes con esa dirección ministerial.

6. Construir equipos fuertes. Los líderes de ministerio son tan buenos como sus equipos. Por lo tanto, tienen el hábito de reclutar, elevar, liberar y recompensar a los miembros del equipo para un ministerio eficaz.

7. Practicar la buena comunicación. Desarrollar el hábito de la comunicación no es fácil, pero los líderes ministeriales utilizan la motivación, las reuniones, los métodos y el mercadeo para asegurarse que se produzca una buena comunicación dentro del equipo y en toda la iglesia.

8. Aumentar la capacidad ministerial. Todas las iglesias llegan a un techo de capacidad, pero los buenos líderes saben cómo aumentar la capacidad de su gente, sus recursos y sus estrategias para que la iglesia pueda alcanzar nuevos niveles de impacto.

9. Crear una cultura saludable. Los líderes de ministerio crean una cultura al aumentar los valores, las relaciones y la responsabilidad entre los miembros de su equipo. Este hábito fomenta la salud a largo plazo en todo el equipo y la iglesia.

10. Multiplicar los líderes ministeriales. Los líderes más eficaces son multiplicadores. No solo lideran proyectos, sino que desarrollan personas que multiplican el valor para otros. Los líderes ministeriales ponen el hábito de la multiplicación en la cima de sus prioridades.

Mientras lees, debates y aplicas estas diez lecciones con tu equipo, comprométete a desarrollar cada hábito juntos. El efecto compuesto de cada hábito producirá una cosecha de vidas transformadas y un ministerio fructífero.

Encuentre estas lecciones descargables en español.

Este artículo aparece en la invierno 2022 de la revista Influence.

RECOMMENDED ARTICLES
Advertise   Privacy Policy   Terms   About Us   Submission Guidelines  

Influence Magazine & The Healthy Church Network
© 2022 Assemblies of God