Influence

 the shape of leadership

Cruzar las líneas que dividen

Una conversación con Sam Huddleston y George Westlake III

Influence Magazine on May 5, 2021

Sam Huddleston y George Westlake III saben lo que se necesita para liderar cruzando las líneas divisorias de raza y etnia.

Huddleston, que es negro, es asistente al superintendente del Distrito Norte de California y Nevada de las Asambleas de Dios, de mayoría blanca. Westlake, que es blanco, es el pastor principal del Centro de Vida Familiar Sheffield (AD) en Kansas City, Missouri, que es mayoritariamente negro.

En esta entrevista, comparten las lecciones que han aprendido al dirigir día a día organizaciones en las que son minorías raciales o étnicas.

INFLUENCIA: ¿Por qué es importante establecer relaciones más allá de las líneas divisorias de raza y etnia?
HUDDLESTON:
Tengo dos palabras: mis nietos. No sabía lo importante que era esto cuando era un niño, pero me he dado cuenta de que mi vida es mucho más rica debido a la diversidad que experimenté en mis primeros años de vida. Mi padre se relacionaba con todos los hombres de nuestra diversa comunidad. Trabajaban juntos. Algunos iban a la iglesia con él. Me mostró que las relaciones eran importantes por la manera en que vivía su vida.

Quiero dejar a mis nietos el mismo legado.

WESTLAKE: Es importante para el crecimiento, la comprensión y la perspectiva. Pero, sobre todo, es importante por la unidad que proporcionan estas relaciones. No son solo una tarea, no solo una misión. Son la vida. Son relaciones de amor genuino, y eso es hermoso y enriquecedor, inspirador y muy educativo.

¿Cree que sus hijos y nietos tienen un futuro racial y étnico diferente al que tuvo usted cuando crecía?
HUDDLESTON:
Sí y no.

Tengo trece nietos. Hace unos años cuando los mayores estaban en la secundaria, algunos querían cambiar de colegio porque estaban cansados de que sus amigos blancos los molestaban con preguntas como: «Oye, ¿puedo tocarte el pelo?».

A mi me hicieron esas preguntas cuando tenía su edad; ahora les tocó a ellos. Así que, no.

Por otro lado, sí, porque lo afrontan de manera diferente. Es un mundo completamente nuevo. Tres de mis nietos son mitad negros, mitad blancos. Todo es diferente. No son de una sola raza o etnia.

WESTLAKE: Creo que se enfrentan a la misma realidad, pero con diferentes maneras de enfoque.

Algunas de las cosas que hemos visto en el último año, más o menos, son similares a lo que ocurría hace cincuenta años. Me refiero a las disparidades raciales y étnicas en la educación, la pobreza, los encuentros con las fuerzas del orden, el encarcelamiento y cosas similares. Hablo de cosas que parecen ser injusticias, desde George Floyd hasta el maltrato a un afroamericano que entraba en una tienda de comestibles y del que fui testigo directo el año pasado.

Sin embargo, las maneras de enfoque son diferentes. Las generaciones que vienen ahora — milenarios y posteriores— miran estos asuntos de manera diferente. No tienen los prejuicios que tenían las generaciones anteriores. Son mucho más inclusivos. Así que hay progreso. Las avenidas son más amplias. Hay más tráfico permitido en esas calles.

¿Qué aptitudes culturales necesitan los líderes de la iglesia para desarrollar amistades entre razas y etnias?
WESTLAKE:
Tenemos que desarrollar la aptitud para moldear continuamente lo que somos. Lo que somos moldea lo que hacemos, y lo que somos proviene de lo que vemos y oímos.

Así que tenemos que desarrollar la competencia de aprender y experimentar cosas nuevas. Relacionarse con personas que no son como nosotros es una buena manera de hacerlo. La diversidad en las relaciones es muy gratificante y hermosa. Pero si no cruzas las líneas divisorias culturales, nunca aprenderás esto.

A medida que experimentas la vida con gente diversa, empiezas a darte cuenta de que alguien no tiene que ser como tú para estar en lo correcto. No tienen que ser como tú para ser aceptables. Si los pastores entienden eso, empezarán a ver la belleza en cosas que nunca habían estado dispuestos a ver u oír.

HUDDLESTON: Lo que se destaca es la empatía. Permítanme explicar.

Cuando tenía diecisiete años, estaba alejado de Dios y de mi familia. Como el hijo pródigo, estaba en una tierra lejana.

Mientras huía de Dios, mi padre me envió un poema que escribió y que cambió radicalmente mi vida. Mi padre lo escribió desde la perspectiva de un joven en la condición en la que yo vivía, aunque él nunca había estado en esa situación. Pero su poema describía exactamente lo que yo vivía y sentía. Recuerdo que pensé: «¿Cómo puede mi padre conocer estos sentimientos?»

Entonces me di cuenta: Cada día que me pasaba alejado, él estaba conmigo.

Hasta que alguien no siente el dolor de otro, no lo experimenta. Sin embargo, por la gracia de Dios, puedes entrar en la experiencia de la otra persona con empatía y sentir por lo que está pasando. Esto es lo que marca la diferencia.

La empatía de mi padre cambió tanto mi vida que juré que nunca más le causaría el dolor que él sentía. Y nunca lo hice. Yo, como el Hijo Pródigo, volví a casa con mi familia y con el Dios de mi padre, que se convirtió en mi Dios.

¿Cómo pueden los pastores llevar a sus congregaciones a desarrollar aptitudes interculturales?
HUDDLESTON:
Lo primero es estar preparado para un desafío.

En segundo lugar, mi personal siempre se parecía a la iglesia que yo quería pastorear. Desde el día en que planté una iglesia en el salón de mi casa, planeamos la diversidad.

Mi esposa dirigía el culto y nos hacía aprender canciones de alabanza en otros idiomas. La gente preguntaba: «¿Tenemos aquí gente que hable ese idioma?».

Ella les respondía: «No, pero cuando lleguen, queremos que sepan que los hemos estado esperando».

Los pastores deben proyectar la voluntad de cambiar para acoger a otros en la congregación. Esto debe verse en quién dirige desde el púlpito, en lo que se canta, en cómo se predican los mensajes, en todos los aspectos de la vida de una iglesia.

Llevé a mis líderes a la comunidad donde me crie. Esa comunidad era muy diversa: filipinos, asiáticos, negros, blancos, hispanos. Y entonces les dije a mis líderes: «Cuando pienso en la Iglesia, esto es lo que veo, y así es como quiero que sea nuestra iglesia».

WESTLAKE: Necesitamos una auténtica muestra de aceptación y aprecio. Y debemos honrar la cultura que no es nuestra. Debemos honrar a las personas que representan esa cultura. Debemos darles influencia, no solo participación, y poder de decisión, no solo participación en actividades.

Como líderes de la iglesia, debemos crecer tanto sociológica como teológicamente. Cuando esas dos cosas se desarrollan juntas, avanzamos y crecemos.

La falsificación del honor genuino es el simbolismo. Hay una diferencia entre la intencionalidad y el simbolismo. La intencionalidad dice: «Honramos a esta persona dándole liderazgo, dándole un lugar de influencia».

El simbolismo dice algo así como: «Queremos que la gente piense que nos interesa la diversidad, así que pondremos una persona no blanca en el grupo de alabanza para que la gente pueda verla».

“Necesitamos una auténtica muestra de aceptación y aprecio.”
— George Westlake III

Como pastor principal, me siento en la primera fila durante el servicio de adoración y simplemente escucho a un predicador, ministro o cantante negro o hispano. Muestro con mi postura y mi manera de sentarme que recibo su liderazgo y les honro por ello. Como hombre blanco, es muy importante para mí mostrar que escucho y honro a un líder que no es blanco.

HUDDLESTON: Permítanme poner un poco más de carne en lo que dijo George. Yo era el pastor de jóvenes de Terry Inman, que es blanco. Nunca había estado en el personal con alguien blanco. Se aseguró de que yo estuviera en todas las reuniones de la junta directiva durante todo el tiempo que trabajé con él.

Recuerdo una reunión de la junta directiva en particular. Uno de los integrantes dijo algo que estaba mal. Me levanté y alcé la voz. Eso puede asustar a algunos blancos. Pueden verme como un negro enojado. Uno de los otros miembros de la junta dijo: «Pastor Sam, cálmese».

Y el pastor Inman dijo: «Él está calmado».

En ese momento, mi pastor me permitió ser yo.

Una de las principales razones por las que soy el líder que soy hoy es que Terry Inman me dio la oportunidad de desarrollarme y me ayudó con la crudeza de mi corazón que ni siquiera sabía que estaba ahí.

¿Cuáles son algunos de los obstáculos que impiden establecer relaciones más allá de las diferencias raciales y étnicas? ¿Qué precio paga un líder? ¿Y podría comentar específicamente cómo la política divide a la gente?
WESTLAKE:
Esta temporada de política y controversias que hemos vivido el año pasado ha creado divisiones sorprendentes, pero sorprendentes en el mal sentido. Hay diferencias culturales que la gente no se toma el tiempo de entender. Estas se convierten en obstáculos o puntos de estrangulamiento.

Creo que la historia juega un papel importante: la historia de tu raza o etnia, de tu familia, de dónde creciste o cómo creciste. Es una parte muy importante de lo que nos forma. Puede crear belleza y aceptación, o puede crear obstáculos y división.

Toma una lista de palabras y menciónalas a un grupo diverso de personas. Reparaciones. A ver qué consigues ahí. Esclavitud. Menciona el encarcelamiento, el racismo sistémico, la brutalidad policial. Obtendrás una plétora de emociones, reacciones y puntos de vista. Y esos acaban siendo puntos de estrangulamiento.

Una persona puede que diga: «No entiendo esto. Esto no es un problema».

Pero otra persona dirá: «Este es el problema. Tengo que pensar en ello cada día que vivo».

Estos puntos de estrangulamiento se convierten en los bloques de construcción que nos han convertido en lo que somos.

Si voy a entender a otra persona, debo darle la misma gracia que espero de ella. Sin embargo, es más fácil recibir la gracia que darla.

HUDDLESTON: No creo que la política sea el problema. El problema es cómo vivimos nuestra política.

Como pastor, le diría a mi gente que cuando se trata de elecciones, deben estudiar y averiguar qué candidato o asunto es mejor y votar de esa manera.

Entonces haría preguntas como ésta: «¿Cuántos funerales hemos llorado juntos? ¿Cuántas veces hemos celebrado la Santa Cena? ¿Cuántas veces hemos salido de vacaciones juntos? ¿Cuántos de tus hijos están de novios?»

Finalmente, les hice esta advertencia: «Si permites que tu punto de vista político te separe de tus amigos, te pediré personalmente que abandones esta iglesia, ¡porque hemos trabajado arduamente para mantener la paz por la que Jesús fue a la Cruz!»

Cuando ocurrían cosas malas en nuestra comunidad o en la nación, nos reuníamos y hablábamos de ellas. Algunas de esas reuniones eran acaloradas, pero nunca dejamos que eso nos dividiera. Sea cual sea el partido político al que quieras pertenecer, eso es cosa tuya. Todos tienen sus ventajas y desventajas. Pero como iglesia, cuando hacemos de nuestra política una doctrina con la que alinearnos, tenemos un problema.

La lista de otros obstáculos es larga, y variará en dependencia de las personas implicadas. No sé si mucha gente quiere pagar el precio que hay que pagar para tener el tipo de relaciones que George y yo describimos. Pero una vez que las construyes, te das cuenta de que faltaba algo de antemano.

Recuerdo a un miembro de la iglesia que enseñaba en la escuela dominical. Fue elegido alcalde de nuestra ciudad dos veces. Un día, se levantó para hablar a la congregación:

«Siempre estoy presumiendo de nuestra iglesia multiétnica, de lo que Dios está haciendo aquí. Pero el otro día estaba orando y el Señor me dijo: “Eso está bien, pero tengo preguntas para ti: ¿Con quién sales durante la semana? ¿Quién viene a cenar a tu casa durante la semana? ¿Con quién vas a la hora del almuerzo y todo lo demás? Tienes un compromiso el domingo por la mañana, pero no es una parte de lo que eres”».

Y ese hombre nos desafió a todos ese domingo cuando se levantó para hablar.

En 1 Corintios 9:22 ntv, Pablo dijo: «Sí, con todos trato de encontrar algo que tengamos en común, y hago todo lo posible para salvar a algunos». ¿Cómo podemos seguir el ejemplo de Pablo cuando se trata de desarrollar relaciones diversas?
WESTLAKE:
Pienso en la parábola del buen samaritano. El buen samaritano dio el paso que los otros dos no estaban dispuestos a dar. Tenía un corazón diferente. Como dije antes, lo que hacemos sale de lo que somos.

Jesús dijo: «Ahora ve y haz lo mismo» (Lucas 10:37, ntv).

HUDDLESTON: No puedes tener miedo de decir algo incorrecto cuando empiezas a construir relaciones diversas. Lo harás. Es inevitable.

Tengo un nuevo amigo blanco, Ed. Empezamos a andar juntos el año pasado. Entonces se desató el infierno cultural y étnico en toda la nación. Seguimos andando. Nuestras conversaciones son enriquecedoras. Desde el principio, los dos dijimos: «Probablemente diremos algo incorrecto de vez en cuando. Así que nos concederemos la gracia y el perdón, y nos ayudaremos mutuamente».

El racismo no es unilateral. Nadie quiere ser racista, seas negro, blanco, verde o turquesa. Debemos darnos gracia unos a otros.

Lo que más me ayuda es Efesios 6:12 (NTV) «Pues no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades del mundo invisible, contra fuerzas poderosas de este mundo tenebroso y contra espíritus malignos de los lugares celestiales».

Estamos en una batalla espiritual. La gente que ama a Jesús ya sea negra, blanca, hispana o asiática, debe recordar que el diablo ha sido derribado. Él sabe que su tiempo es corto, así que está tratando de destruir a todos los que puede. Desafortunadamente, a veces somos demasiado ingenuos para darnos cuenta de quién es el verdadero enemigo.

Se dice que el viaje de mil millas comienza con el primer paso. Si los lectores quieren seguirlo en este viaje a través de las líneas divisorias de raza y etnia, ¿cuál es el primer paso que pueden dar hoy?
HUDDLESTON:
Darse cuenta de la necesidad más allá de uno mismo. Mucho de lo que hacemos tiene que ver con el «yo».

Esto no es acerca de mí. Se trata del Reino de Dios. Yo construiría relaciones al cruzar todo tipo de líneas porque quiero enriquecer el Reino.

WESTLAKE: Empiece por ampliar su círculo. Lea y escuche voces que normalmente usted no escucharía. Lea opiniones que le parezcan culturalmente ofensivas. Amplíe sus relaciones y póngase en el lugar de ser una minoría. Hacerlo lo ayudará a entender el punto de vista de la otra persona.

Este artículo aparece en la edición de abril–junio 2021 de la revista Influence.

RECOMMENDED ARTICLES
Advertise   Privacy Policy   Terms   About Us   Submission Guidelines  

Influence Magazine & The Healthy Church Network
© 2021 Assemblies of God