Influence

 the shape of leadership

La compasión: Cruzar las divisiones y satisfacer las necesidades

Responder a las profundas divisiones y grandes necesidades de nuestra nación

Choco De Jesus on August 6, 2021

A medida que los estadounidenses salen de la pandemia de COVID-19, se encuentran divididos y necesitados.

Las divisiones son profundas y evidentes. La gente suele verse a sí misma en términos adversos: rojos contra azules, conservadores contra liberales. Los algoritmos de las redes sociales agravan las divisiones al crear una burbuja en línea en la que los usuarios solo encuentran personas como ellos y con opiniones como las suyas.

Y las necesidades son grandes. Tras un año de distanciamiento social, muchos se sienten aislados y solos. Algunos perdieron a sus seres queridos y experimentaron un dolor abrumador. Otros perdieron sus empleos y luchan por recuperar un punto de apoyo económico.

Como cristianos llenos del Espíritu, ¿cómo debemos responder a estas divisiones y necesidades? La parábola del buen samaritano (Lucas 10:25-37 ntv) nos da la respuesta. Muestra lo que puede ocurrir cuando amamos a nuestro prójimo cruzando la línea divisoria y satisfaciendo sus necesidades.

Amor al prójimo

Cuando un abogado le preguntó a Jesús cómo heredar la vida eterna, Jesús le devolvió la pregunta: «¿Qué dice la ley de Moisés? ¿Cómo la interpretas?».

El abogado respondió con la Escritura: «“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu fuerza y con toda tu mente” y “Ama a tu prójimo como a ti mismo”» (versículo 27, cf. Levítico 19:18; Deuteronomio 6:5).

Sin embargo, el jurista no había terminado. Preguntó: «¿Y quién es mi prójimo?» (versículo 29).

Jesús respondió con una parábola, que tuvo lugar en un camino real entre Jerusalén y Jericó. Este camino sinuoso desciende 915 metros en veintisiete kilómetros. Los peregrinos que viajaban entre Galilea y Jerusalén utilizaban el camino, pero también los bandidos, que atacaban a los viajeros desde las numerosas esquinas oscuras y las curvas cerradas.

En la parábola, unos bandidos atacaron a un judío. Lo golpearon, le robaron y lo dejaron por muerto a un lado del camino. Un sacerdote y un levita vieron a la víctima, pero pasaron de largo (versículos 31-32). Sin embargo, un samaritano actuó con compasión. No solo administró los primeros auxilios, sino que el samaritano también se ocupó del cuidado y la recuperación a largo plazo del herido (versículos 34-35). Por eso le llamamos El buen samaritano.

Sin embargo, los judíos de la época de Jesús no consideraban buenos a los samaritanos. Segunda de Reyes 17:24-40 revela los orígenes de los samaritanos. Descendían de grupos gentiles que los asirios reubicaron a la fuerza en Israel tras conquistar el Reino del Norte. Practicaban una religión que mezclaba enseñanzas bíblicas y creencias paganas. Para los judíos, los samaritanos eran invasores extranjeros y paganos, ¡lo contrario de lo bueno!

Esto es lo que hace que la parábola de Jesús sea tan sorprendente. Jesús define la vecindad en términos de compasión, no en términos de similitud étnica o religiosa. En otras palabras, un prójimo es una persona que cruza las profundas divisiones y satisface grandes necesidades.

Por eso, cuando Jesús dice: «Ahora ve y haz lo mismo» (versículo 37), los cristianos tienen sus órdenes de marcha.

Gente de compasión

Según los estatutos de nuestra Fraternidad, nuestra «razón prioritaria de ser» tiene cuatro elementos: la evangelización, la adoración, el discipulado y la compasión. En cuanto a la compasión, estamos llamados a «demostrar el amor y la compasión de Dios a todo el mundo». Cruzar las divisiones para satisfacer las necesidades es un sello distintivo de nuestra fe pentecostal.

Pero estos cuatro elementos, aunque distintos, son también inseparables. Las Asambleas de Dios = evangelización + adoración + discipulado + compasión. Estas cosas van juntas.

¿Cómo se relaciona específicamente la compasión con la evangelización, la adoración y el discipulado? La compasión es el contexto de nuestra evangelización, la prueba de nuestra adoración y el fruto de nuestro discipulado.

Jesús define la vecindad en términos de compasión, no en términos de similitud étnica o religiosa.

1. El contexto del evangelismo. El texto del evangelismo es lo que decimos a los no creyentes sobre Jesús, llamándolos al arrepentimiento y a la fe en Él. Sin embargo, el contexto del evangelismo es lo que hacemos. Nuestras buenas obras preparan a los no creyentes para recibir el evangelio.

El propio Jesús relacionó la compasión con la evangelización: «De la misma manera, dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial» (Mateo 5:16 ntv). Del mismo modo, Pedro escribió: «Procuren llevar una vida ejemplar entre sus vecinos no creyentes. Así, por más que ellos los acusen de actuar mal, verán que ustedes tienen una conducta honorable y le darán honra a Dios cuando él juzgue al mundo» (1 Pedro 2:12).

A los no creyentes de hoy les interesa menos si el cristianismo es verdadero que si es bueno. Obviamente, el cristianismo es ambas cosas. Pero en un país dividido y necesitado, debemos practicar una apologética de buenas obras, no solo una apologética de buenas ideas. Como dice el refrán: «A la gente no le importa cuánto sabes hasta que sabe cuánto te preocupas».

2. La prueba de la adoración. Jesús contrastó al samaritano con un sacerdote y un levita. La ley de Moisés declaraba que cualquiera que tocara un cadáver era impuro (Levítico 5:2-6). Los sacerdotes, especialmente, debían evitar el contacto con los cadáveres (Levítico 21:1-4). Los levitas, que servían junto a los sacerdotes en el Templo, también debían estar ceremonialmente limpios. Esto probablemente explica por qué el sacerdote y el levita pasaron junto a la víctima en el camino de Jericó; parecía «medio muerto» (versículo 30).

Pero el sacerdote, y presumiblemente el levita, «bajaba» de Jerusalén a Jericó (versículo 31). En otras palabras, habían terminado su trabajo en el templo y se dirigían a casa. Utilizaban la ley ceremonial como excusa para desobedecer la ley moral. Sin embargo, al igual que los profetas del Antiguo Testamento, Jesús dio prioridad a la ley moral sobre la ceremonial. «Quiero que tengan compasión, no que ofrezcan sacrificios», dijo Jesús en Mateo 12:7 ntv, citando a Oseas 6:6.

Dado que el Señor es «el Dios de compasión y misericordia» (Éxodo 34:6 ntv), la prueba de la auténtica adoración es si nuestro carácter se está pareciendo más al suyo. Sin amor, nuestra adoración, aunque se caracterice por las lenguas y la profecía, no sirve de nada (1 Corintios 13:1-3).

3. El fruto del discipulado. La Gran Comisión es el mandato de Jesús de «hacer discípulos de todas las naciones» (Mateo 28:19). Parte de ese mandato es «obedecer todos los mandatos que les he dado» (versículo 20). Si enseñamos correctamente a los discípulos, se convertirán en personas compasivas porque la compasión es una de las cosas que Cristo ordenó.

Considera solo tres de los mandamientos de Jesús en el Evangelio de Lucas:

  • «Dando de sus bienes a los pobres» (11:41).
  • «Vendan sus posesiones y den a los que pasan necesidad» (12:33).
  • «Invita al pobre, al lisiado, al cojo y al ciego. Luego, en la resurrección de los justos, Dios te recompensará» (14:13-14).

Observa cómo la iglesia primitiva obedeció los mandatos de Jesús en el Libro de los Hechos:

  • «Vendían sus propiedades y posesiones y compartían el dinero con aquellos en necesidad» (2:45).
  • «La gran bendición de Dios estaba sobre todos ellos. No había necesitados entre ellos, porque los que tenían terrenos o casas los vendían y llevaban el dinero a los apóstoles para que ellos lo dieran a los que pasaban necesidad» (4:33-35).
  • «Después de estar ausente durante varios años, regresé a Jerusalén con dinero para ayudar a mi pueblo y para ofrecer sacrificios a Dios» (24:17, cf. Gálatas 2:10).

Estos son solo seis pasajes entre cientos de ellos en el Nuevo Testamento. Además, la compasión responde a todo tipo de necesidades humanas, no solo a la pobreza material. Sin embargo, el punto es claro: los discípulos de Jesucristo son personas compasivas. Los pentecostales deben ser buenos samaritanos.

Un país dividido y necesitado necesita una Iglesia compasiva. Así que, como Jesús ordenó y el Espíritu capacita, ¡vamos y hagamos lo mismo!

Choco De Jesús es tesorero general de las Asambleas de Dios de Estados Unidos.

Este artículo aparece en la verano 2021 de la revista Influence.

RECOMMENDED ARTICLES
Advertise   Privacy Policy   Terms   About Us   Submission Guidelines  

Influence Magazine & The Healthy Church Network
© 2021 Assemblies of God